Hundidas 60 tumbas del panteón de Coyote

Tomás Aguilar, encargado del camposanto de Matamoros, solicitó el apoyo de la autoridad municipal para rellenar o hacer algo y evitar que se "resienta" la tierra y a la larga se vaya a derrumbar.
Tumbas del panteón del ejido Coyote de Matamoros, se están hundiendo debido a las pasadas lluvias.
Tumbas del panteón del ejido Coyote de Matamoros, se están hundiendo debido a las pasadas lluvias. (Domingo López Bustos)

Matamoros, Coahuila

Alrededor de 60 tumbas del panteón civil rural del ejido Coyote, donde se concentran difuntos de siete comunidades del norte del municipio, se están sumergiendo en sus propios terrenos debido a que por las recientes lluvias, se reblandeció la superficie.

Se trata del segundo panteón más grande, después del de la cabecera municipal (San Francisco), informó el encargado de ese cementerio, Tomás Aguilar Inungaray.

TE RECOMENDAMOS: Listo operativo por Día de Muertos

"Este terreno no lo aportó el ejido, sino la Hacienda, cuando en 1909 lo convirtió en camposanto, se tardó un año en ponerlo en funciones como tal. A la entrada al panteón, se encuentra una capilla y un mausoleo, donde enterraron a Don Andrés Eppen, algunos familiares e incluso a miembros de su servidumbre, porque la tumba está construida con toda la mano, pues los cimientos tienen una profundidad de siete metros, y son 36 gavetas", expuso nuestro entrevistado.

Los habitandes de los ejidos que vienen a sepultar a sus familiares son: Atalaya, Solima, El Fénix, Coyote, Buen Abrigo, Los Ángeles, Purísima y hace un tiempo también sepultaban gente de El Cambio, Vicente Guerrero y Santa Ana del Pilar.

En todo el cementerio existen alrededor de 15 mil tumbas, muchas de ellas no acuden sus familiares, hay muchas abandonadas, aunque la mayoría sí van el día de muertos (2 de Noviembre).

TE RECOMENDAMOS: Panteones de Torreón y Gómez con problemas para recibir visitas

Sin embargo, ahora con las recientes lluvias, un promedio de 60 se sumieron, prácticamente se quebraron, en algunas se tendrán que realizar trabajos especiales, como la introducción de un gato hidráulico para levantarlas y fijarlas en su superficie y eso es muy costoso, por lo que o se van a derrumbar totalmente o se van a quedar semi ocultas.

La grieta o abertura más impactante es la que se encuentra a un lado de la capilla y mausoleo de Don Andrés Eppen, pues se trata de una cavidad de aproximadamente cuatro metros de largo por tres de profundidad y está por caerse una lápida ubicada sobre un borde de ese hundimiento, por lo que Tomás solicitó el apoyo de la autoridad municipal para rellenar o hacer algo y evitar que se "resienta" y a la larga se vaya a derrumbar.

Al final de cuentas es lo que llama la atención, es el atractivo de las visitas que cada año van al panteón, que es de los más limpios, ordenado y moderno, porque recientemente se le construyó un estacionamiento y una parte de la barda perimetral.

TE RECOMENDAMOS: Once mill 500 personas visitaron los panteones



cfg