Fallece Olga Juambelz y Horcasitas

Este martes por la tarde la presidenta del Consejo Administrativo de Grupo Celsa, perdió la vida en su casa de Torreón, acompañada en sus últimos minutos por toda su familia.
Olga Juambelz y Horcasitas.
Olga Juambelz y Horcasitas. (Tomada del Twitter del Siglo de Torreón )

Torreón, Coahuila

“¿Te acuerdas, Olga, cuando con tantísimo entusiasmo me contaste que te fuiste con tu nieto Patricio a unos rápidos, al estado de Veracruz, y te subiste a una lancha? Tú me lo contaste: ‘Nadie podría creer que yo, la abuela, anduviera allí en esa aventura. Y que me subo y empiezo muy tranquila y que sigue, y que sigue más y más aprisa, el agua que no se detenía y que sigue, cada vez más horrible… Y ahí voy yo, fascinada, con miedo, y al mismo tiempo encantada”.

La anterior cita es fragmento de una carta escrita por Sonia Salum a Olga Juambelz y Horcasitas, hija de Antonio Juambelz y Bracho, fundador del Siglo de Torreón, quien falleció la tarde del martes en su casa, acompañada en sus últimos minutos por toda su familia.

Fue alumna de la periodista Elena Poniatowska, con quien colaboró en el libro “Las voces del temblor”, que narra lo acontecido en el terremoto de 1985.

Olga Juambelz, era la presidenta del Consejo de Administración de Grupo Celsa, el cual se encarga de la edición de los diarios El Siglo de Torreón y El Siglo de Durango, y además, fue fundadora de la revista Siglo Nuevo.

Ella fue vital para el impulso del diario fundado por su padre, pues cuando el coronel, José García Valseca, trató de comprarlo, fue ella la que convenció a su padre de no hacerlo, debido a esto luego de 94 años el Siglo de Torreón es lo que se conoce hoy. Sabrá qué hubiera pasado de lo contrario.

Fue cercana a algunas de las personalidades más importantes que ha dado México como Octavio Paz, Rosario Castellanos, Salvador Novo, además de alumna de la periodista Elena Poniatowska.

También fue condecorada: en 2007, en el marco del centenario de la ciudad, recibió la medalla al Mérito Empresarial y Periodístico.

Escribió el libro  “Más allá de una mirada” y colaboró en “Las voces del temblor”.

“Al final, nos dimos cuenta que en esa habitación de hotel había tres grandes guerreras que no estaban dispuestas a rendirse. Así que seguimos combatiendo, seguimos viviendo, seguimos cosechando lo mismo alegrías que dolores”, termina la carta de Sonia Salum, haciendo referencia a ellas dos y a Elena Poniatowska.


LMG