REPORTAJE | POR LUIS ALBERTO LÓPEZ

Las obras ancla carecen de visión: Arquitectos

Para Jesús Armando Tovar y Hugo Estrada, en proyectos como "La Jabonera", Línea Verde, Paseo Morelos y el Teleférico Cristo de las Noas, se pasaron por alto aspectos técnicos que demeritan el objetivo de los espacios

La semana pasada fue inaugurado el centro cultural de “La Jabonera”.
La semana pasada fue inaugurado el centro cultural de “La Jabonera”. (Martín Piña)

Torreón, Coahuila

La presente administración municipal pasará a la historia como una de las que más ejecutó obras, pero también porque esos proyectos carecen de una visión para hacer más económico su mantenimiento y rendimiento.

"Torreón es una ciudad que no es tan antigua como otras, pero ahí radica su encanto al ser moderna y contar con arquitectura del siglo XX".

Jesús Armando Tovar Rendón, catedrático y arquitecto, considera que las obras "ancla" de la administración en cuanto a espacios públicos, cumplen con el cometido de atender a un sector de la población, pero su proceso constructivo pudo ser de mayor calidad y asegurar un mantenimiento más económico.

"La calidad constructiva normalmente impacta en los costos y generalmente cuando son las licitaciones se van por lo más barato, pero no se toma en cuenta que el que construye, no lo hacen de la mejor manera".

Sobre el Complejo Cultural y Deportivo "La Jabonera" en el poniente de Torreón, expone que el espacio pudo tener otras características para el ahorro de energía eléctrica y su mantenimiento exterior.

Lo anterior mediante la colocación de paneles solares y un diseño que permitiera refrigerar de manera natural el inmueble.

También pudieron usar acabados diferentes para que las fachas estuvieran preservadas más tiempo.

En el caso del Metro Parque del Nazas, el académico cuestiona el hecho de que no hubo conciencia sobre el riesgo de construirlo en el lecho seco del río.

TE RECOMENDAMOS: "Inauguración del Paseo Morelos fue al vapor"

"De entrada, utilizando el sentido común, lo inicial es respetar el cauce del agua, pues tarde o temprano va reactivarse. Lo que se debió haber hecho es buscar otro lugar cercano".

De hecho en el presente año durante las avenidas extraordinarias del río, tuvieron que retirarse temporalmente los juegos y el mobiliario del espacio recreativo para evitar daños.

En la Línea Verde, argumenta que hay elementos cuestionables en cuanto al material usado en algunos tramos, debido a que no favorecen el uso del espacio durante el día.

"Me parece que viene a mejorar la calidad de vida de ese sector, pero hay varios detalles de mejora como la vegetación. Hay que tener mucho cuidado con las grandes áreas de pasto, pues eso va demandar una gran cantidad de agua si hablamos de mantenimiento".

Respecto a las fallas presentadas con las lluvias en las cercanías del parque, comenta que eso tiene que ver con errores en el proyecto ejecutivo.

"Los problemas que han salido después son resultado de la calidad del proyecto en cuanto a su planeación. No deberíamos hablar de corregir cosas, pues para eso fueron contratados técnicos que a final del día construyeron la obra".

PROYECTOS SUPERFICIALES PARA EL CENTRO

Aunque la autoridad municipal presume que los proyectos del Paseo Morelos y el Teleférico Cristo de las Noas vienen a rescatar el Centro Histórico, hay especialistas que piensan lo contrario.

"Cualquier obra en la ciudad es bienvenida, pero creo que existen puntos en los cuales no se llegó a hacer de manera equitativa ese paseo. El rescate de inmuebles históricos también tendría que tener un peso en ese tipo de proyectos", afirma el arquitecto Hugo Estrada Reyes.

Considera que durante la construcción del corredor y la proliferación de centros nocturnos hubo inmuebles que debieron conservarse para garantizar un equilibrio entre la modernidad y lo histórico.

"Hay casas de principios del siglo pasado que fueron trastocadas en su estructura. Si vemos el Centro Histórico cada día es más visible que se están derribando esos inmuebles para dar paso a construcciones nuevas que no aportan nada en el tema de patrimonio".

Argumenta que las autoridades no pueden llamar al Paseo Morelos como un corredor cultural y turístico, pues carece de los elementos fundamentales para ello.

"Tienes que equilibrar y ser armonioso en lo que vas a plantear. No veo que exista una preocupación para hacer una especie de centro cultural, pues necesitas hacer algo para que esto genere un arraigo".

Indica que una clave para potencializar el turismo está relacionado con los monumentos e inmuebles históricos que la gente pueda visitar, lo cual tienen claro ciudades como Zacatecas y Guanajuato.

"Si se trata de una obra que impulse el turismo también tiene que buscarse por el lado de la cuestión histórica".

"Torreón es una ciudad que no es tan antigua como otras, pero ahí radica su encanto al ser moderna y contar con arquitectura del siglo XX".

Estrada Reyes opina que al no contar con un equilibro entre lo cultural, lo comercial y lo turístico, existe el riesgo de que en un futuro no muy lejano el corredor quede vacío.

"En muchas zonas de la ciudad hemos visto que se abren lugares comerciales como centros nocturnos y restaurantes, los cuales se explotan durante tres o cuatro años para mudarse a otra parte. Al final si no hay algo más que genere arraigo te vas a quedar sin la cuestión económica".

En cuanto al tema del teleférico que conectará al centro de Torreón con el santuario religioso del Cristo de las Noas, advierte que la función del sistema no quiere decir vaya formar parte de un patrimonio para la ciudad.

TE RECOMENDAMOS: Se acabó la magia

Ambas obras fueron de las polémicas en la presente administración. En el caso del Paseo Morelos, su punto débil fue el retraso y percances en las obras que generó malestar entre los comerciantes de la zona.

Por su lado, el teleférico fue blanco de las críticas de diversas organizaciones civiles por su elevado costo (160 millones de pesos), pues algunas todavía consideran que esos fondos debieron usarse para la mejora de los servicios públicos básicos: pavimentación y drenaje.

Hace unos días, el alcalde de Torreón, Miguel Ángel Riquelme Solís, afirmó que las administraciones municipales de antaño sólo hicieron "obras de mentiritas" en el primer cuadro de la ciudad, pues su visión fue limitada y ahora están en el olvido.

"ES NUESTRO LEGADO"

Según la Dirección de Obras Públicas de Torreón, en los últimos 3 años existe una inversión cercana a los 3 mil 600 millones de pesos en ejecución de proyectos, provenientes de los tres órdenes de gobierno.

"Las grandes obras y legados que dejará la administración corresponden a cinco espacios públicos, entre ellos "La Jabonera", Línea Verde y el Metro Parte del Nazas".

"La calidad constructiva normalmente impacta en los costos y generalmente cuando son las licitaciones se van por lo más barato, pero no se toma en cuenta que el que construye, no lo hacen de la mejor manera".

"Estamos hablando que son una infraestructura que ya cuenta con sus programas de mantenimiento y personal que imparte diversas disciplinas", afirma Gerardo Berlanga Gotés, titular de la dependencia.

Además de eso, en materia del rescate del Centro Histórico figura el Paseo Morelos, corredor que abarca poco más de un kilómetro y medio.

"Es la cereza del pastel que viene a culminar lo que se ha hecho en ese sector con el regreso de la seguridad y la instalación de alumbrado nuevo. El teleférico también lo va completar".

Reconoce que el corredor fue quizá la obra más complicada de la administración, pero también la que más va reactivar comercialmente el sector.

"Fue una obra muy complicada porque generamos muchas molestias a los comerciantes de la avenida y las calles aledañas, pero el esfuerzo valió la pena y eso se nota por la plusvalía y la compra venta de los terrenos".

JFR