Al mes llegan 250 migrantes a Casa del Peregrino en Torreón

El común denominador de las historias es que han sufrido robos por parte de las distintas policías de este país .Llegan principalmente de Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua.
Al mes llegan 250 migrantes a Casa del Peregrino en Torreón.
Al mes llegan 250 migrantes a Casa del Peregrino en Torreón. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

María Elena Solórzano, encargada de turno de la Posada del Peregrino en Torreón, advierte que mensualmente en promedio se reciben 250 migrantes, donde se les brinda alojamiento, comida, atención médica y se les proporciona ropa.

La mayor afluencia es de países sudaméricanos como Honduras, El Salvador, Guatemala, Nicaragua y también han atendido a cubanos.

"Los migrantes que son alojados en la Casa del Peregrino reciben sus tres alimentos diarios, un techo y agua caliente, la estancia es por tres días máximo, sin embargo existen casos donde se ha prolongado y se trata de migrantes amputados por el tren que se recuperan en este lugar sin ser molestados por Migración".

La afluencia de mujeres migrantes es muy poca, de diez migrantes sólo una es mujer, regularmente con hijos y van de paso hacia Estados Unidos.

La Casa del Peregrino depende de Cáritas Diocesana de Torreón, brindan atención a los migrantes que así lo soliciten, la mayoría de las veces se acercan a pedir ayuda es porque ya vivieron situaciones difíciles en su paso por el territorio mexicano.

"Los migrantes que llegan a la casa del Peregrino pidiendo ayuda, se encuentran en situaciones difíciles, pues ya están cansados de vivir robo, secuestro, vejaciones, hambre, sed, cansancio".

El común denominador de las historias de los migrantes que llegan a la Casa del Peregrino es que han sufrido robos por parte de las distintas policías de este país, es la autoridad la que les quita sus pertenencias aprovechando su estatus ilegal en México.

Luego de la victoria de Donald Trump la afluencia sí ha disminuido, pero no de forma significativa, los migrantes siguen con la idea de alcanzar el sueño americano y hasta el momento no se ha registrado el flujo de regreso a sus países de origen.

Compartió que existe un reglamento para gozar del privilegio de ser alojado en la Casa del Peregrino y no pueden fumar dentro de las instalaciones, no se les permite el ingreso con aliento alcohólico o drogados, se les revisa las pertenencias al entrar y al salir. Tampoco se permiten las riñas en el lugar, comportamiento agresivo o anormal.

"Al ingresar se les toman los datos, se les hace una ficha técnica que incluye fotografía y el motivo de su estancia".

La afluencia de mujeres migrantes es muy poca, de diez migrantes sólo una es mujer, regularmente con hijos y van de paso hacia Estados Unidos.



dcr