REPORTAJE | POR HAIDE AMBRIZ PADILLA

Ocho patas de apoyo para combatir el cáncer

Octubre mes rosa contra el cáncer de mama

Brenda Pérez Gaytán aseguró que la actitud cuenta mucho para la recuperación, "traté de hacer mi vida lo más normal que pude. Tengo dos perros labradores, ellos me ayudaron mucho a superar la enfermedad".

Brenda Pérez Gaytán, sobreviviente al cáncer de mama.
Brenda Pérez Gaytán, sobreviviente al cáncer de mama. (Miguel Ángel González Jiménez)

Torreón, Coahuila

Brenda Pérez Gaytán, tiene 40 años, compartió que fue diagnosticada con cáncer de mama en etapa uno en marzo del 2015.

La detección la hizo ella misma, mientras estaba en su casa acostada, se detectó una bolita, advirtió que no tiene Seguro Social.

"Mis perros, Kelly y Spiky, fueron pieza clave para mi recuperación anímica, los quiero mucho, ellos nunca me dejaron, ni cuando no tenía pelo, o seno".

"Toda mi familia se enteró y me ayudaron a pagar todo el tratamiento. A la semana que se me detectó el cáncer me sometí a la mastectomía de mi seno izquierdo, tuve un tratamiento de 8 quimioterapias y 25 radiaciones, además de un tratamiento de una vacuna por un año".

Brenda recordó que fue el 19 de septiembre cuando oficialmente terminó sus tratamientos y puede decir que es un sobreviviente del cáncer de mama.

Informó que ya no ocupó medicamentos ni pastillas, sin embargo los chequeos médicos seguirán de por vida como medida de precaución.

"Este mes me realizan tres estudios, uno de corazón, axila y estómago, para ver qué secuelas tuvieron las quimioterapias".

Dijo que el cáncer le deja una lección de vida, dentro de lo que cabe muy bonita, ya que cuando fue diagnosticada ella contó que escuchó "te vas a morir", sin embargo, vio que podía ser fuerte, que esta enfermedad hizo darse cuenta de las fortalezas y las personas que la aman de verdad.

"Otra lección que te deja el cáncer es valorar a los tuyo, la vida, cada instante, te abre los ojos y te hace darte cuenta de lo que verdaderamente vale, las personas".

"Te empiezas a cuestionar el porqué no pasabas más tiempo con tus seres queridos, por qué no les decías lo mucho que los amabas, la gran lección que te deja el cáncer es que ahorita estamos, mañana quién sabe, se debe vivir siempre él sólo por hoy, como si fuera tu último día de vida".

Brenda dijo que hay un antes y un después del cáncer, ahora es una persona completamente distinta a la que fue antes de ser diagnosticada, "fue el cáncer que me enseñó a no ser tan miedosa, que puedo hacer las cosas".

"Antes de esta enfermedad era una persona muy inconsistente, empezaba las cosas y las dejaba a medias, por lo regular no terminaba nada, ahora el cáncer me ha enseñado mucho".

"Nunca me he quejado, siempre he dicho, Dios sabe porqué hace las cosas. Soy católica, siempre me puse en manos de Dios, le decía todos los días que se haga tu voluntad, lo que tu quieras".

"Incluso me ponía a pensar si Dios sufrió mucho, yo por qué no, de repente a los seres humanos no nos gusta sufrir, queremos pasar por esta vida sin sufrimiento, lo evadimos, sin embargo el enfrentar al cáncer, fue enfrentarme de lleno al sufrimiento".

TE RECOMENDAMOS: "Les pido que se quieran y se hagan estudios médicos"

"Luchar contra el cáncer es difícil, a veces es traumante, ya que te ves sin cabello, sin pechos, el cáncer te enseña otra faceta de ti misma, te hace entender de la peor manera lo que verdaderamente importa y las personas a las que les importas".

"Cuando recién me operaron, yo les decía a mis tías, no me quiero ver al espejo, fue un golpe muy duro al ego. Pasó bastante tiempo para que yo pudiera verme al espejo y aceptarme como soy".

"Si bien el cabello y los pechos no es lo más importante en la vida, el verte así te enfrenta a miedos y a tus propios paradigmas, hasta que entiendes que lo verdaderamente importante es estar bien de salud".

"Ya cuando pude asimilar mi nuevo yo, me paraba frente al espejo y me repetía una y otra vez, esa es la nueva versión de mí, la que quiere luchar por su vida a cada instante".

Narró que siempre fue muy platicadora, esa característica resaltó con la enfermedad y estando en el grupo de Mujeres Salvando Mujeres, ya que ahí se hace amistad con otras damas que tienen cáncer, "te comprenden, te escuchan y apoyan, es una gran hermandad".

"El cáncer me obligó a retomar el amor propio, me prometí cuidarme a mí misma, retomé el ejercicio como parte de mi vida, empecé con la natación, además después de vencer al cáncer quedan muchas secuelas en la salud, lo que te hace llevar un estilo de vida más saludable".

Jamás pensé que era tan fuerte para enfrentar al cáncer, no sé de dónde saqué esa fuerzas, pero "estoy segura que Dios estuvo presente en esa batalla, a cada momento, estoy muy agradecida con Él y con la vida, gracias a esta experiencia pude conocer a gente muy bonita, amable y valiosa".

"Sé que la actitud cuenta mucho para la recuperación, traté de hacer mi vida lo más normal que pude. Tengo dos perros labradores, ellos me ayudaron mucho a superar la enfermedad, eran los que siempre me acompañaban luego de mis tratamientos, mi hijo siempre está fuera de la ciudad por motivos laborales".

"Mucha gente me decía regala a tus perros, te van hacer daño, no es cierto, fueron una ayuda enorme en mi recuperación, ellos siempre se metían a mi casa después de las quimioterapias".

"Otra lección que te deja el cáncer es valorar a los tuyo, la vida, cada instante, te abre los ojos y te hace darte cuenta de lo que verdaderamente vale, las personas".

"Cuando me veían triste y débil, ellos iban y me lamían las piernas, las manos, hacían todo lo posible porque me levantara".

Para ese entonces ya traía el turbante, hasta parece que se ponían de acuerdo, me quitaban el turbante y luego me lamían mi cabeza, era una escena muy tierna, hasta que me veían reír se quedaban echados junto a mí, uno en mis piernas y otro en mi regazo.

"Mis perros, Kelly y Spiky, fueron pieza clave para mi recuperación anímica, los quiero mucho, ellos nunca me dejaron, ni cuando no tenía pelo, o seno, demostraron que los animales tienen un amor puro, sincero, leal, noble, siempre cuidando a su dueña".

Invitó a todas las mujeres a checarse periódicamente, para evitar más sufrimiento, recordó que el cáncer detectado a tiempo es curable, invitó a las mujeres a quererse mucho y a atender su salud.

JFR