ENTREVISTA | POR ALBERTO ROBLEDO CERVANTES

Daniel Espinosa Diseñador de joyería taxqueño

El diseñador Daniel Espinosa, apunta que cuando se tiene un diseño vanguardista, novedoso, que respeta los orígenes pero al mismo tiempo propone una tendencia diferente de moda y actualidad, se obtiene la atención. 


"Mantengo mi origen pero dándole un estilo global"

Torreón, Coahuila

El diseñador de joyería taxqueño, Daniel Espinosa, visitó su tienda de la plaza comercial Galerías Laguna, a propósito de su nueva colección de Otoño-Invierno, la cual en septiembre fue presentada en París y ayer llegó a tierras laguneras.

¿Cuál fue el proceso creativo para llegar a hacer estas piezas?

La verdad es que visualmente llama muchísimo la atención, el poder integrarlo, pero luego también le gusta a la gente escuchar esta historia detrás de la pieza.

Lo que hoy estamos trayendo son particularmente dos grupos importantes. La joyería como tal que es una colección inspirada en el arte y la pintura, tanto de los pintores mexicanos como Frida Kahlo, Diego Rivera, Orozco, como los europeos.

Es una mezcla y se nota en los colores de las colecciones. Cada una de las piedras que se selecciona o se seleccionó para complementarlo, pues buscamos que tenga esa parte visual muy enriquecedora, que lo que busco transmitir a través de la joyería: arte para ser portado.

Estamos ahorita presentes con la colección en boutiques en Rusia, en Panamá, en Puerto Rico, en diferentes países.

Y bueno, siempre me gusta estar presente y contarles a cada una de las clientas la inspiración y de dónde viene, para que sepan qué es lo que están portando.

También está el grupo de los joyabolsos, que es un proyecto muy personal porque, las cajas de Olinalá, que es donde se origina todo este proyecto, son cofres o cajas que han estado en mi casa toda la vida y que se utilizaban para regalar, porque podía ser objeto para guardar joyería, o cofrecitos para guardar vinos, etc., pero son muy guerrerenses.

Sin embargo, busqué el convertirlas ahora en una combinación con plata, con oro y piedras preciosas para darles un look mucho más atractivo.

Como puedes ver son muy coloridas y son unas explosiones de color increíbles (...) Creo que hemos logrado una colección seriada y numerada muy bonita y muy potente, para poder de alguna manera llevar a ese México sofisticado tanto fuera de las fronteras como en nuestro propio país.

A tu trabajo en general lo tratan como algo que trata de romper todos los esquemas, ¿pero cuál fue el camino que tomaste para que llegara a ser tratado como tal, en todo el mundo?

Creo que por un lado, algo muy importante es que el ser mexicano y el tener ese buen nombre de la platería mexicana en el mundo, ya tocando la puerta llama la atención y tienes una respuesta positiva.

Sin embargo, lo más interesante es que cuando tienes un diseño vanguardista, novedoso, que respeta los orígenes, pero que al mismo tiempo propone una tendencia diferente, de moda y de actualidad, es así como tomas u obtienes la atención en estos diferentes lugares.

Ese terminado hecho a mano, esa calidad y esa forma de hacer la joyería en México por los últimas por lo menos 7 y 8 décadas, ha dejado un muy buen nombre.

Desde hace 20 años que empecé a trabajar con nuevos modelos y con nuevos diseños, cada vez que hacemos una colección nueva siempre propone algo diferente, entonces creo que es a partir de ahí, el tener la certeza de que estamos llevando algo nuevo.

¿En qué momento empezaste a tener esta proyección?

La verdad es que yo estudié fuera de México, diseño de joyería, me fui a Los Ángeles, luego a Italia, Holanda, diferentes países. Yo creo que todos estos diferentes lugares fueron dejando en mí esa parte que fui aprendiendo de cada lugar e ir mezclando los estilos, manteniendo mi origen pero dándole ese estilo global.

Hace años que empecé a serlo, sin tener muy claro que iba a ser de esa manera, pero entendiendo que se vería ese México sofisticado, con unas raíces muy sólidas pero también con una posibilidad de hacer un proyecto internacional muy bonito.

Tu carrera se fue desarrollando como una constante experimentación...

Sigue siendo. El tema, por ejemplo, de las bolsas que me sorprende la capacidad de mis artesanos ─tenemos unos talleres en Taxco, espectaculares─ me refiero a la capacidad creativa de cada uno de ellos.

Tienen 10 o 15 años con nosotros, son muy hábiles y entienden inmediatamente el concepto que quiero desarrollar, entonces es verdaderamente fascinante ver cómo, siendo que fueron formados de una manera muy tradicional, pueden convertir y lograr estas colecciones, estas ideas que van plasmando en joyas muy vanguardistas.

Estamos ahorita presentes con la colección en boutiques en Rusia, en Panamá, en Puerto Rico, en diferentes países.

Pero no sólo utilizas oro o plata, también has utilizado cosas que "van más allá"...

Cuando tengo la oportunidad de viajar, voy mucho a los mercados de antigüedades porque encuentras un poco de la historia de cada lugar.

En Tailandia encontré unas cuentas de pantallas recicladas de televisión de origen Filipino, visualmente me atrajo y las seleccioné para poder hacer estas mezclas en cada una de las colecciones que se han ido creando.

La verdad es que visualmente llama muchísimo la atención, el poder integrarlo, pero luego también le gusta a la gente escuchar esta historia detrás de la pieza.

Entonces he utilizado materiales que normalmente no son tradicionales en la joyería pero que gustan mucho, porque son, precisamente, diferentes.

JFR