Donación de órganos como tema en el seno familiar

Rolando Caballero, procurador de órganos del IMSS en la región sureste de Coahuila, aseguró que hablar sobre el deseo de convertirse en donador, puede "aligerar la carga" al momento de fallecer.
El tema de la donación de órganos y su importancia en el seno familiar.
El tema de la donación de órganos y su importancia en el seno familiar. (Especial)

Torreón, Coahuila

Abordar en familia el tema de la donación de órganos y manifestar este deseo a las personas allegadas, es el camino más corto para, en caso de sufrir muerte encefálica, obtener la autorización para la procuración de órganos.

Rolando Caballero, procurador de órganos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en la región sureste, señaló que si bien es útil, no es suficiente portar una tarjeta de potencial donador, o plasmar este deseo en la licencia de conducir.

Más allá de estas acciones, es fundamental el tema en familia y con las personas a quienes correspondería tomar la decisión, en caso de fallecimiento.

Un potencial donador es un paciente sano, que sufre una enfermedad o accidente neurológico catastrófico e irreversible, que lo lleva al estado de muerte encefálica.

El hecho de haber manifestado este deseo, aligera la carga a los familiares y facilita mucho el proceso, al tratar de cumplir esta última voluntad.

Explicó que las leyes mexicanas determinan que se debe contar con la autorización de los familiares directos del occiso (padre, madre, esposo, esposa o hijos mayores de edad), y en caso de negativa, se debe respetar, aún y cuando exista un documento en el que en vida la persona haya manifestado su disposición de convertirse en donador.

Toda persona mayor de edad, en uso de sus facultades, puede plasmar el deseo de donar sus órganos, a través de una tarjeta o de la licencia de conducir.

Sin embargo cuando se presenta la muerte cerebral, el familiar más cercano deberá emitir una respuesta afirmativa o negativa y es quien tendrá la última palabra.

En la gran mayoría de los casos, los potenciales donadores son personas jóvenes, cuya muerte es sorpresiva.

El hecho de haber manifestado este deseo, aligera la carga a los familiares y facilita mucho el proceso, al tratar de cumplir esta última voluntad.

Hasta el momento, no hay una edad límite para convertirse en donador de órganos y los únicos requisitos fundamentales que se aplican, es que la persona haya llevado una vida sana.

El médico procurador del órganos del IMSS en la región Sureste, destacó la importancia de incrementar el número de trasplantes de donador cadáver, por lo que, es importante continuar en la labor de concientización, fomentar la donación de órganos en pacientes con muerte encefálica y abordar el tema en el ámbito de la familia.

JFR