Recordaron al "Cubano" en la Fundación José Santos Valdés

A poco más de un mes del fallecimiento de Juan Manuel González, familiares y amigos realizaron un homenaje lleno de entusiasmo y alegría, características que lo definieron en vida.
Se realizó un homenaje a Juan Manuel González "el Cubano", en la Fundación José Santos Valdés de Lerdo.
Se realizó un homenaje a Juan Manuel González "el Cubano", en la Fundación José Santos Valdés de Lerdo. (Aldo Cháirez Villegas)

Lerdo, Durango

Al primero de junio de este año falleció Juan Manuel González. Era conocido como "El Cubano" entre amigos, familiares y personas allegadas.

El tiempo ha pasado rápido y nunca es tarde para dar un homenaje de cariño a un buen amigo.

"Mi papá sigue siendo un punto de encuentro. Este homenaje es digno de él, parece que lo hubiera organizado".

La noche del miércoles 17, en las instalaciones de la Fundación José Santos Valdés en Lerdo, tuvo lugar una reunión en la que en medio de alegría, se honró la memoria de un hombre bueno.

Alegre como él, estuvo la velada. Se contó con una participación de gala de parte de los grandes Cardencheros de Sapioriz, de quien fue muy amigo.

Iván García, Jefe de la Unidad de Culturas Populares de Durango, comentó que "El Cubano" fue alguien que dio siempre mucha vida a la cultura regional.

"Veintiséis años. Estuvo 8 años trabajando el de los Cardencheros hasta que se convirtió en un premio de Bellas Artes. El documental de La Alianza. Fue un hombre de mucho trabajo y de mucha amistad", destacó.

El homenaje fue más que merecido. Prácticamente todos los asistentes consideraron que aquel hombre seguía ahí mismo, en medio de todos, departiendo y disfrutando de los mojitos que se repartieron entre los amigos.

A poco más de mes y medio de su partida, Iván señaló que antes de que se fuera, El Cubano seguía pensando en proyectos diversos para los jóvenes, aún con todo y lo que se ve ahora.

"Compartiremos el pan y la sal con platillos cubanos y los mojitos. Todo en su memoria, pues el además de ser una persona seria, trabajadora, era alguien a quien le encantaba la vida, la disfrutaba".

"Lo hacemos así, no serio, frío y cuadrado, sino todo lo contrario. Celebramos su vida, su amistad, lo que deja. Los mojitos que hacía eran espléndidos, creo que no le llegaremos ni a las rodillas con los que hicimos", agregó.

Aún no hay fecha para otro homenaje, pero no se descarta. El tiempo pasa volando y la vida sigue y es lo único que queda por hacer, sin olvidar jamás a los que ya no están.

"Era alguien que compartía sus conocimientos. Nunca se quedó con nada y ese es un gran ejemplo", rememoró el joven Iván García, sin dejar pasar la oportunidad de hablar de todo el trabajo que El Cubano realizó en las hermosas comunidades rurales de La Laguna, donde sembró miles de semillas.

Gloria González y doña Gloria Hoelbe, los grandes amores de don Juan Manuel, estuvieron en esta ocasión también compartiendo con los compañeros y amigos que se tomaron un tiempo para recordar a El Cubano.

Doña Gloria se dijo contenta de que se le reconocieran a su esposo las cosas que hizo, pero le hubiera gustado que el estuviera a su lado, pues fue un magnífico compañero para su corazón durante 40 años.

"Compartiremos el pan y la sal con platillos cubanos y los mojitos. Todo en su memoria, pues el además de ser una persona seria, trabajadora, era alguien a quien le encantaba la vida, la disfrutaba".

"Me da alegría ver como cada quien aportó algo. Yo también colaboré, hice el congris (un platillo nacional cubano y delicioso), hice picadillo a la habanera y los hice con mucho amor, espero me haya quedado rico para compartirlo con todos", dijo.

Comentaron que el deceso es aún como una pesadilla y que creían que en cualquier momento iba a llegar El Cubano a alegrar aún más la buena noche que tuvo lugar en Lerdo.

"Mi papá sigue siendo un punto de encuentro. Este homenaje es digno de él, parece que lo hubiera organizado", concluyó Gloria González.

JFR