Acusan de negligencia a Fernando Morales

Una mascota escapó de su hogar y terminó en control canino. Por regla, debía salir de ahí esterilizada, pero luego de una semana, el titular practicó la cirugía provocando la muerte de la perrita.
Los perros viven hacinados en Control Canino de Torreón.
Exigen una explicación al titular de Control Canino por la muerte de la perrita. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

La regidora Ángela Campos, informó que torreonenses acudieron a ella para pedir su ayuda.

Expusieron su caso, donde una perrita fue llevada a Control Canino, donde por regla debía salir esterilizada, sin embargo, la operación fue letal por malos procedimientos quirúrgicos.

Según lo acredita un especialista de la UAAAN, el responsable de la esterilización fue el doctor Fernando Morales, por lo que la regidora exige una explicación al médico, al director de Sanidad y Salud Municipal.

"Una perrita escapó de casa en el fraccionamiento Villas Satorini, unos vecinos la reportaron a Control Canino, al corroborar que estaba ahí, según las reglas establecidas, se debe pagar una multa y la perrita debe salir esterilizada".

El dictamen señaló que la perrita no tenía cáncer, murió por una mala cirugía, ya que desgarraron otras partes al animal, esto provocó un sangrado que no pudo ser controlado.

"Luego de una semana llena de demoras para la esterilización y la entrega, el martes 2 de agosto le informan a la familia que su perra se murió, que tenía cáncer, cuando el lunes le habían informado que ya estaba esterilizada".

Además de conocer el caso directamente por los dueños de la perrita, varios defensores de los animales trajeron el caso hasta la sala de regidores, aportando pruebas de que este es un caso más de negligencia por parte del titular de Control Canino.

Los dueños de la perrita enojados por la muerte provocada a su mascota, pidieron a los expertos de la Narro hacerle una necropsia, pues la explicación que les dieron en Control Canino de que tenía cáncer y por eso se murió, no los convenció, pues la perrita estaba sana, bien alimentada, su único pecado fue escaparse de casa.

El dictamen de los expertos de la Narro señaló que la perrita no tenía cáncer, que murió por una mala cirugía, ya que desgarraron otras partes al animal, esto provocó un sangrado que no pudo ser controlado, falleció de una hemorragia interna.

Esto pone al descubierto que las personas que están esterilizando en Control Canino no saben realizar estos procedimientos, lo grave es que fue el mismo Fernando Morales quien le practicó la cirugía.

La regidora señaló que le mandó copia a Manuel Velasco, titular de Salud Municipal, de todo lo ocurrido y le señaló la terrible burocracia que enfrentan los dueños de perros que terminan en Control Canino, a lo que el responsable se limitó a decir que tomará cartas en el asunto.

Sin embargo la regidora exige al titular de Control Canino una explicación por lo ocurrido.

JFR