CRÓNICA | POR BRENDA VALLES

La pasión por servir y ayudar

“El corazón de un bombero solo le pertenece a él y nadie podrá entenderlo ni explicarlo”

El Comandante Operativo del Cuerpo de Bomberos, Carlos Hurtado Galindo y sus compañeros, celebraron su día, después de una larga jornada laboral de dos turnos, siempre al pie del cañón.

Bomberos de Matamoros celebraron su día.
Bomberos de Matamoros celebraron su día. (Brenda Valles)

Matamoros, Coahuila

En el festejo organizado para los Bomberos de la ciudad, todos sonríen y se muestran felices, acaban de recibir un gran apoyo y la emoción se nota en sus rostros.

En la expresión del Comandante Operativo del Cuerpo de Bomberos, Carlos Hurtado Galindo y sus compañeros, no se nota el cansancio que llevan al trabajar dos turnos de 24 horas. 

En la mirada del comandante, feliz al hablar de lo que representa para él ser bombero, se alcanza a distinguir el brillo en los ojos de aquel niño de antaño, ilusionado al ver los camiones de bomberos pasar, con las torretas encendidas y los grandes cascos sobre sus cabezas.

La ilusión de un niño por ayudar y rescatar personas, se volvió la realidad de un adulto, quien hace 15 años tuvo la oportunidad de realizar su sueño, se convirtió en bombero, tiempo después ascendió a responsable de turno y desde hace 10 años, es el jefe operativo.

“Es algo con lo que se nace y se aprende a convivir y de esa manera es como con el sueño de cada persona, el hecho de servir, de ayudar, de ver las torretas, las luces de los camiones, le nace la inquietud desde siempre de ser bombero”. 

El Comandante Hurtado, le da un discurso a sus elementos, su brazo fuerte, su brazo operativo, como le gusta llamarlos, les agradece todo y les dice que les debe mucho, “y pues ahí estamos muchachos, luchando, luchando para seguir creciendo y seguir dando un mejor servicio a la ciudadanía”.

La melancolía que da la felicidad se deja ver entre sus palabras, está orgulloso, la estación está próxima a cumplir 15 años y recuerda algunos de los grandes hechos, han visto cosas malas, pero también buenas, se dice satisfecho de su labor con la sociedad. 

El discurso está por terminar, Hurtado hace una pausa, respira un momento y termina su charla, “el corazón de un bombero solo le pertenece a él y nunca nadie podrá entenderlo ni explicarlo, es algo con lo que se nace y se aprende a convivir, yo siempre quise ser bombero”.

 

 

CFG


 “Y pues ahí estamos muchachos, luchando, luchando para seguir creciendo y seguir dando un mejor servicio a la ciudadanía”.