Toma protesta el comité directivo de la UCMA

Continuarán generando 15 mil empleos directos y más de 50 mil indirectos.
Miguel Fernando Gracián Ramírez, nuevo dirigente de la UCMA
Miguel Fernando Gracián Ramírez, nuevo dirigente de la UCMA (Mariana Coronado)

Guadalajara

"Se trata de hacer cambios que trasciendan para dar curso a nuevas tareas que favorezcan el crecimiento de nuestra agrupación y propicien el logro de nuevos retos", sostuvo Miguel Fernando Gracián Ramírez, durante su nombramiento como nuevo dirigente del Comité Directivo de la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos (UCMA) para los años 2015-2017.

José de Jesús Ramírez Fernández, presidente saliente del comité, mencionó que durante su mandato destacaron las 64 centrales de abastos que hacen llegar cada año 160 millones de toneladas de alimentos a 75 millones de consumidores mexicanos.

El secretario general del gobierno del estado, Roberto López Lara, indicó que la importancia socioeconómica que genera el mercado de abastos se refleja en los 15 mil empleados que se ven beneficiados por realizar las actividades de producción, transporte o venta directa al público consumidor a través de los respectivos productores, proveedores y compradores y, en los más de 50 mil, que se benefician indirectamente.

“La confederación requiere de una participación activa y oportuna para que la fuente de abastos siga siendo fuente generadora de empleo para los tapatíos, promotora del estado y de una comunidad humana creadora de una economía productiva y solidaria al servicio de la sociedad”, señaló el secretario general.

En su intervención, el nuevo dirigente de la Unión de Comerciantes del Mercado de Abastos destacó que uno de sus objetivos es mejorar la competitividad, mantener precios justos, además de modernizar la infraestructura del mercado y el proceso de comercialización, haciendo uso de las nuevas tecnologías para que los productos lleguen con más eficiencia a todo el mundo a través del  mercado global.

“Frente al reto del uso de tecnología se suman las transformaciones políticas, económicas y sociales, por esto, hoy emprendemos nuevos retos que nos exigen preparación, transformación y participación. Estamos  convencidos de que debemos generar importantes cambios que nos permitan modernizar el proceso entre la producción y el consumo de alimentos que comercializamos”, finalizó Gracián Ramírez.