Migrantes de Centroamérica echan raíces en La Laguna

Desvinculados de la Casa del Migrante o cualquier organización, varios jóvenes tomaron a la región como su segundo hogar. Intentan darle certeza jurídica a las uniones libres y donde ya hay niños.
Piden monedas en los cruceros y de vez en cuando toman algún empleo con temos a ser delatados al INM.
Piden monedas en los cruceros y de vez en cuando toman algún empleo con temos a ser delatados al INM. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

Desplazados por la violencia y la falta de oportunidades laborales, decenas de migrantes hondureños han tomado a la Comarca Lagunera como su segundo hogar y hoy intentan darle certeza jurídica a las uniones libres que conformaron y donde ya se contabilizan nacimientos.

"O sea, sí tenemos la relación pero ella quiere que yo me legalice para no andar batallando", señala Luis.

Sin papeles que acrediten su identidad y paso por territorio mexicano, estos hombres sobreviven en la clandestinidad pidiendo monedas en los cruceros viales más céntricos no sólo de Torreón, sino de prácticamente todas las ciudades de la región.

Ocasionalmente trabajan no sin sentir temor de que el empleador los defraude y que bajo amenazas de denunciar su presencia ante la Instituto Nacional de Migración, los explote sin pagarles el salario acordado. Ellos aseguran que con cierta frecuencia les ocurre.

LUIS, SU MUJER Y SUS CRÍOS

Su piel de ébano resplandece en cada pliegue y músculo en tanto que sus blanquecinos dientes sobresalen en sonrisas impecables.

Para poder sobrevivir en Torreón, cooperar para la comida y una renta de 500 pesos mensuales en la colonia Vicente Guerrero, Luis dice que consiguió el apoyo de una mujer con la cual comparte intimidad, pero que está consciente de que su objetivo es reunirse en Estados Unidos con su concubina y sus hijos.

Ella le propuso sin más a este hombre de 36 años de edad que se casaran para que ya no tuviera más dificultades en tanto viva en territorio mexicano.

"Por permiso migratorio cobran 2 mil pesos, no sé cuánto. Este me lo consiguió la chavala, mira".

¿Es un acta de registro civil, una solicitud de matrimonio?

Sí, eso. Sólo me hace falta entregar los demás papeles, que aquí los tengo de mi país para llenar la solicitud de matrimonio. Sólo con eso. Aquí tengo el acta de nacimiento mía y ahí están mis papás, que en paz descansen los dos.

¿Por eso andas dando tantas vueltas?

Por eso y porque mi esposa está del otro lado, yo quiero alcanzar a mi esposa con los niños. Con ella yo tengo quince años juntos y tres niños.

¿Cuándo se fue ella?

Sobreviven en la clandestinidad pidiendo monedas en los cruceros, ocasionalmente trabajan no sin sentir temor de que el empleador los defraude.

Como en julio del año pasado.

¿Y la chica que está aquí contigo?

Pues con la que está aquí, ella dice, ella es honesta conmigo, ella lo hace para ayudarme, para no andar batallando aquí. Prácticamente es un acto de amistad.

O sea, sí tenemos la relación pero ella quiere que yo me legalice para no andar batallando, corriendo, ya sea que me cruce para los Estados Unidos o no me cruce, yo me quedo aquí.