Cobran delincuentes 'cuota' a migrantes por acercarse a río

El sacerdote José Guadalupe Valdez Alvarado de la Casa del Migrante Frontera Digna en Piedras Negras pidió mayor vigilancia, pues en algunos casos se registran secuestros.
Desde que bajan del tren comienzan las extorsiones.
Desde que bajan del tren comienzan las extorsiones. (Archivo.)

Piedras Negras, Coahuila

Grupos de delincuentes se apoderan de la ribera del río Bravo y piden cuotas a los migrantes para poder utilizar el afluente a fin de internarse a Estados Unidos.

El sacerdote José Guadalupe Valdez Alvarado, encargado de la Casa del Migrante Frontera Digna, de Piedras Negras, explicó que el común de las denuncias de los albergados que llegan a la estancia es que no pueden acercarse al río Bravo porque son amenazados y asechados por personas que les cobran derecho de piso.

“El migrante no tiene derecho de estar en los márgenes del río ni siquiera ver, porque les cobrarán derecho de piso, esas son las palabras que están utilizando. En Piedras Negras, la delincuencia se hizo dueña de la ribera del río Bravo”.

Hay dos puntos neurálgicos donde la delincuencia comete delitos contra los migrantes, incluso el secuestro: la llegada del tren a esta frontera y las orillas del afluente, desde los cárcamos de Simas hasta otros puntos más alejados de la ciudad.

El sacerdote indicó que ahí se requiere mayor vigilancia de las autoridades.

Actualmente, dijo, hay menor flujo de migrantes, pero son igualmente asediados.

“Ahora hay grupos pequeños, pero los comienzan a seguir y acechar, esto provoca una inquietud alta a tal manera que no pueden transitar de manera tranquila por Piedras Negras y ellos tienen derecho a transitar bien porque no han cometido ningún delito”, manifestó.

Los migrantes que huyen del asedio son los que informan y están detectando puntos donde hay mayor incidencia de estos abusos, dijo.