Hoy se celebra la Imposición de la Ceniza e inicia la Cuaresma

"El Papa Francisco ha insistido en el tema del amor y la misericordia entre nosotros, ayudarnos como hermanos", recordó la Diócesis de Torreón.
Los jóvenes también acudieron a tomar ceniza.
Hoy inicia la Cuaresma. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

El tiempo de la Cuaresma comienza con el 'Miércoles de Ceniza' y es un tiempo de oración y ayuno.

El padre Rafael López, director de la 'Buena Nueva', comparte que el significado de la imposición de la cruz en la frente es el propósito de conversión, de cambio de vida, de actitudes, de la forma de ser y pensar, por lo que invita a todos los feligreses acudir a su parroquia para volver a Dios desde su amor.

Después de la Imposición de la Ceniza, los siguientes seis domingos o cuarenta días son de preparación para la Semana Santa y la iglesia invita a la caridad, a la oración y al ayuno.

La Conferencia del Episcopado Mexicano establece que la ceniza, es signo penitencial usado desde el Antiguo Testamento, "que recuerda que Dios nos ha creado para la vida.

Sin embargo, el pecado nos devuelve a la tierra, a la muerte. Pero Dios envió a su Hijo para que, asumiendo nuestra carne, nuestro “polvo”, nos diera vida plena y eterna, amando hasta padecer, morir y resucitar por nosotros, como lo celebraremos en Pascua.

Así como Jesús oró y ayunó en el desierto 40 días y venció al tentador ahora nosotros, guiados por el Espíritu Santo, estamos invitados a vivir en estos 40 días un encuentro con Dios a través de su Palabra, sus sacramentos, la oración y la penitencia, que nos abre al amor al prójimo".

Sobre el tema, el padre Rafael López establece que la ciudadanía puede asistir a cualquier templo de la Diócesis de Torreón para la imposición de cenizas.

“Representa ese propósito de cambiar positivamente. El Papa Francisco ha insistido en el tema del amor y la misericordia entre nosotros, ayudarnos como hermanos.

Con el tiempo de cuaresma es esta invitación que hace la iglesia a convertirnos a ser mejores personas. Es un cambio interior, es volver a Dios desde su amor”, señala el sacerdote.