CRÓNICA | POR JOAQUÍN LÓPEZ

Miedo, factor para que el VIH se mantenga a la alza

La gente teme saber el resultado, por eso Tampico sigue vigente en casos

La asociación es integrada por estudiantes de diversos semestres.
La asociación es integrada por estudiantes de diversos semestres. (Moisés Alonso Cordoba)

Una mesa, algodones con alcohol y jóvenes con batas blancas atraen la atención de curiosos que caminan en la Plaza de Armas de Tampico, cerca de la escultura de Pepito el Terrestre.“¿De qué son las vacunas?”, es la pregunta que la gente repite a los muchachos de la Asociación Científica de Estudiantes de Medicina de la Universidad del Noreste, sin embargo no son medicamentos contra la influenza, la respuesta que reciben los ciudadanos es tal que causa el asombro y en algunos casos la huída de los curiosos.

“Son pruebas que detectan el VIH en 10 minutos, son gratis”, dice un joven con una pancarta sencilla pero llamativa que invita a la población a aplicársela.

Algunas personas sonríen, otros serios miran a su pareja y dicen que no; “¿a qué le tienes miedo?, ¿estás conmigo no?”, le reclama una mujer a su marido mientras éste solo hace una mueca parecida a una sonrisa.

Hay gente de todas las edades, desde niños, jóvenes, hasta personas de la tercera edad que dicen sí a firmar las clausulas de privacidad y uso de la prueba, esperan su turno, toman asiento, les pinchan un dedo para sacar una gota de sangre, ésta se deposita en la prueba, se le aplica una solución reactiva, luego esperan diez minutos para saber si pueden tener la enfermedad o no, la prueba avisará, parecida a detectar el embarazo.

Aparecen algunos resultados: “ya ves amor, ¿a poco no confías en mí?”, le dice una joven a su pareja mientras caminan abrazados al resultar negativa la prueba.Otros más confían en su fidelidad.- “yo estoy chapado a la antigua, yo nada más con mi mujer”.-“Oiga, pero no nada más se puede contagiar con… eso”, le dice un joven a un adulto mayor.Otra ama de casa ya se aplicó la prueba y dice que ella decidió conocer su salud debido a que ella va frecuentemente al dentista.

“Vi un caso en la tele donde una persona se infectó de sida porque fue con el dentista, ¿quién asegura que el doctor no esterilizó bien sus instrumentos y los usó con una persona infectada?, no es que discrimine pero no se sabe, y yo voy mucho al dentista”.

Uno de los 10 jóvenes estudiantes que aplican las pruebas e integrante de la ACEM UNE, Fernando Emanuel Antonio Gómez, señala que el miedo a conocer el resultado es un factor negativo a que el sida en Tampico se mantenga vigente.

“El miedo a conocer el resultado, la ignorancia y los tabúes hacen que Tampico siga siendo zona endémica y de las principales ciudades del estado y la región con más casos detectados de sida”.

En esta ocasión cuentan con 300 pruebas gratuitas de 2 mil que tienen en su poder, donadas por un laboratorio en la Ciudad de México gracias a las gestiones de una alumna, las cuales buscan agotar en este mes o el año siguiente, dado que la mayoría de los estudiantes son foráneos y tienen que partir de la ciudad; ellos hacen esta labor por “amor al arte”.

“Queremos más apoyo del gobierno, ponemos de nuestro bolsillo el equipo y lo que la escuela nos gestiona, pero sí falta presencia de las autoridades”, reconoce el joven y futuro médico.