A Michoacán, recursos de Cruzada contra el Hambre

“Estamos dedicando esfuerzos para la reconstrucción del tejido social, para el desarrollo integral. No sólo trabajamos en una estrategia para recuperar la seguridad y el orden...”
Enrique Peña afirma que la pobreza no es sólo condición de las zonas rurales.
Enrique Peña afirma que la pobreza no es sólo condición de las zonas rurales. (Arturo González)

Xochiatipan

El presidente Enrique Peña Nieto instruyó a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, a destinar recursos de la Cruzada Nacional contra el Hambre a la región de la Meseta Purépecha y a los municipios de Tierra Caliente, en Michoacán, los cuales han sido afectados por el surgimiento de grupos de autodefensas y las actividades de los cárteles del narcotráfico.

Durante el informe de resultados del primer año de la estrategia para combatir la pobreza alimentaria, que se llevó a cabo en Xochiatipan, Hidalgo, el mandatario señaló que el gobierno federal, a través del Ejército, realiza esfuerzos para reestablecer el estado de derecho y la paz social en esa entidad, donde el personal militar está a cargo de la seguridad para combatir a las organizaciones delictivas y desarmar a las policías comunitarias.

“De manera particular es necesario trabajar en Michoacán, donde hoy estamos dedicando esfuerzos para la reconstrucción del tejido social, para el desarrollo integral. No sólo trabajamos en una estrategia para recuperar la seguridad y el orden, sino que queremos realmente atender las causas que originaron la inseguridad que vive ese estado”, dijo el ex gobernador del Estado de México.

También anunció la incorporación de nuevas demarcaciones a una segunda etapa de la Cruzada sin Hambre, principalmente de la frontera norte del país.

“Consecuencia de la repatriación que hay de mexicanos, tenemos migrantes intentando cruzar la frontera, pero al no lograr su objetivo regresan y enfrentan el problema de la pobreza”, dijo el jefe del Ejecutivo federal, quien añadió que, además de esta zona, “acelerarán” los apoyos en las entidades con los niveles más altos de marginación, especialmente  Chiapas, Guerrero, Puebla, Oaxaca, Estado de México y Veracruz. 

“Hay que advertir que la pobreza no solamente es condición de las zonas rurales, lo es también de las zonas urbanas. Es en las grandes urbes donde se ubica prácticamente 41 por ciento de la pobreza en nuestro país: 36 millones de mexicanos”.

Sobre los avances de la Cruzada, Enrique Peña Nieto dio a conocer que 12 meses después de haber arrancado, de los siete millones de personas que reconoció al inicio de su sexenio sufren de rezago alimentario, tres millones ya tienen asegurado el abasto de alimentos todos los días, a través de diferentes programas y acciones como los comedores comunitarios, la tarjeta sin hambre y la inversión en proyectos productivos.

Antes de viajar a Davos, Suiza, para participar en la Reunión Anual del Foro Económico Mundial, anunció que por las bajas temperaturas que se han registrado en el norte de México, en entidades como Zacatecas y Chihuahua, pondrán en marcha con recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales “un programa para que se puedan llevar 400 mil paquetes de apoyo a quienes padecen frio en estos momentos”.

Destacan resultados

La Secretaría de Desarrollo Social informó que a un año del inicio de la Cruzada sin Hambre más de 13 mil comunidades que no tenían conectividad, hoy cuentan con caminos hacia espacios públicos y educativos.

Robles Berlanga afirmó que Oportunidades llega a 30 mil localidades que por su lejanía jamás habían contado con el programa y 290 mil familias son beneficiarias de la tarjeta Sin Hambre, que otorga insumos básicos a través de las tiendas Diconsa.

Además, “un millón 304 mil mexicanos son nuevos derechohabientes de Licosa, se instalaron dos mil 845 comedores comunitarios, cerca de tres mil comedores escolares en Escuelas de Tiempo Completo y más de 800 mil niños reciben suplementos alimenticios para mejorar su nutrición”.

Resultados

Rosario Robles Berlanga dijo que en los 400 municipios considerados en la primera etapa de la Cruzada, hay participación ciudadana, en coordinación con dependencias de los tres órdenes de gobierno, para llevar prosperidad y desarrollo a las comunidades más marginadas y remotas del país, donde viven todavía personas que se acuestan sin haber comido lo suficiente.

“Cuando vemos los rostros de felicidad de un niño o una niña en un comedor comunitario; el de una madre que sabe que sus hijos están bien alimentados; de mujeres que participan en proyectos productivos; de un jefe o jefa de familia que recibe una vivienda o de quienes rescatan comida que se desperdicia para llevarla a la mesa de quien tiene hambre, sabemos que estamos haciendo bien la tarea y construyendo prosperidad para México”.

La funcionaria federal informó que como resultado del trabajo coordinado, hoy se cuenta con dos mil 845 comedores comunitarios; 294 mil familias tienen la tarjeta del Esquema de Apoyo Alimentario SINHambre, que les permite adquirir 13 productos básicos en las tiendas Diconsa; más de 400 mil familias se han incorporado a Oportunidades y 63 mil 566 familias al Programa de Apoyo Alimentario.