México Sustentable, "brazo de Conagua en Los Altos"

Defensores de Temaca, preocupados porque fundación que recibe recursos federales quiere representación “ciudadana” en junta intermunicipal.
Habitantes cercanos a la presa El Zapotillo no aceptaron tratos con la fundación
Habitantes cercanos a la presa El Zapotillo no aceptaron tratos con la fundación (Milenio Digital)

Guadalajara

México Sustentable, fundación con vínculos con el Partido Verde Ecologista de México y funcionarios de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), pretende una silla en la Junta Intermunicipal de Medio Ambiente de la región Los Altos Sur. Y su labor como “legitimadora” de proyectos de infraestructura  públicos o privados despierta recelo entre los defensores de Temacapulín, más cuando han visto el fruto de su trabajo de “mediación” en el vecino poblado de Acasico, también condenado a yacer bajo las aguas si la presa El Zapotillo se concreta.

“La historia de México Sustentable en Los Altos de Jalisco es muy reciente pero ya quiere ser protagonista […] una de esas fundaciones que declaran compromiso por lo que ellos llaman el medio ambiente. Compromiso porque tiene disposición para gastar los recursos destinados en los presupuestos públicos de las grandes obras para marear los problemas sociales que resultan. Por eso es que México Sustentable trabaja en Acasico: ganó cuatro millones de pesos para justificar ante la comunidad de que lo verdaderamente sustentable es irse a vivir a otro lado, todos”, señala el investigador y activista Miguel Ángel Casillas Báez.

En un artículo enviado a MILENIO JALISCO, destaca: "La historia de México Sustentable en Los Altos de Jalisco es muy reciente pero ya quiere ser protagonista. México Sustentable es una de esas fundaciones que declaran compromiso por lo que ellos llaman el medio ambiente. Compromiso porque tiene disposición para gastar los recursos destinados en los presupuestos públicos de las grandes obras para marear los problemas sociales que resultan. Por eso es que México Sustentable trabaja en Acasico: ganó cuatro millones de pesos para justificar ante la comunidad de que lo verdaderamente sustentable es irse a vivir a otro lado, todos. Ese es el negocio sustentable de esta fundación que, siendo una entidad civil, la genealogía profesional relata la historia de la intervención hidráulica en México.

Hilario Valenzuela Robles es un político sonorense que dirige una empresa familiar la Fundación México Sustentable A.C. Su compromiso con el verdor en este país lo llevó a bañarse de pueblo como candidato a diputado en su distrito de Sonora por el prestigiado Partido Verde Ecologista de México. No es el único que buscó la legitimidad política por la vía electoral: la más joven política de esa familia, Flor Ayala López Linares. Diputada Local por el XII Distrito Local con cabecera en Hermosillo en la LIX Legislatura del Congreso del Estado de Sonora. Diputada Federal por representación proporcional en la Cámara de Diputados de la LXII Legislatura del Congreso de la Unión. En el año 2000 fue Coordinadora de Giras y Eventos del entonces Senador Eduardo Bours.

Los apellidos de Hilario son nexos con dos familias de alto prestigio en la actual Comisión Nacional del Agua, específicamente en la planeación. Hilario Valenzuela Robles es hijo de Hilario Humberto Valenzuela Corrales y de María Guadalupe Robles Linares Gándara. El ingeniero Valenzuela Corrales, es un político y notable ingeniero que se presenta como fundador y asesor de México Sustentable y de la Corporación Interamericana de Empresas Sociales S.A.P.I. de C.V. Actualmente, el ingeniero Hilario Valenzuela Corrales es director general adjunto de Planeación y Gestión en la coordinación de delegaciones de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, (SAGARPA).

Es antropóloga Doña Lupita, madre de Hilario Valenzuela Robles firma como presidenta del Consejo Directivo de la Fundación para el Desarrollo Sustentable, A.C. Lupita Robles Linares es hija del ingeniero Luis Robles Linares, quien fue subsecretario de la entonces Secretaría de Recursos Hidráulicos durante el gobierno de Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) y encargado del despacho con la creación de la Secretaría de Agricultura y Recursos Hidráulicos en el gobierno de José López Portillo (1976-1982). Ahora como antropóloga está en el papel de legitimar científicamente todo lo que tenga que ver con las consecuencias sociales de obras dirigidas por el presupuesto federal.

La más famosa de las obras de México Sustentable es la presa Bicentenario o Los Pilares, en Sonora. Otro antropólogo, el doctor Ramón Martínez Coria, publicó un análisis de las consecuencias por la construcción de esa presa. México Sustentable “jugó un papel importante en la gestión del proyecto ante los afectados”. Primero, el proyecto fue formulado por la fundación, que en el 2010 se llamaba Fundación Desarrollo Sustentable, “con el propósito de construir una hidroeléctrica para 46 megawatts”. Le fue bien a la resistencia de los guarijíos porque “el gobierno cambió sus políticas de infraestructura hidráulica”. En el año 2012 cambiaron la estrategia: propusieron una presa con cortina de 67 metros, más baja que el proyecto anterior, para evitar inundaciones.

La Fundación México Desarrollo Sustentable es un organismo civil con interés privado que en el caso de la presa Los Pilares actuó “contratado, probablemente por el Distrito de riego 38, para gestionar la implantación del proyecto en las localidades contempladas en la afectación. La gestión de la Fundación se focalizó en presionar a los propietarios y vecinos de las localidades afectadas para vender sus terrenos con contratos de compraventa apócrifos. Sin información oficial ni confiable del proyecto de la presa”.  Las evidencias que encontraron en la actuación de México Sustentable fueron las siguientes: irregularidades en la gestión del proyecto: amenazas, falsas promesas a pequeños propietarios y ejidatarios, compra de lealtades, adelanto de trámites sin contar con permisos a nivel comunitario y respecto a dependencias, por trámites que no se han cumplido pero sí avanzó la compra de terrenos, la asignación presupuestal federal parcial, licitación y asignación de la obra. Manifiesto de Impacto Ambiental incompleto. Para aprobar el proyecto faltan estudios del INAH y trámites ante el sector agrario. La descripción del doctor Martínez Coria sobre la relación de México Sustentable en Sonora puedo trasplantarla como patrón de operación en Acasico, Jalisco, para el caso de la presa El Zapotillo.

Temacapulín no permitió la presencia de México Sustentable a través de sus representantes. Fueron insistentes las llamadas de la antropóloga Lupita Robles Linares y de Hilario Valenzuela, su hijo, pero Temacapulín no aceptó trato. No así en Palmarejo y Acasico donde el México Sustentable intervino para justificar el desplazamiento de población y eventualmente la inundación. Aunque son dos casos distintos, en Acasico hay descontento por el trato con México Sustentable. Incluso los que hicieron trato optando por la reubicación o la venta de propiedades están quejándose ahora. Afirman que generaron un problema donde no había ya problema. Los planes que se les presentaron fueron maquetas para la construcción de casas, calles, cementerio, invernadero, pero no existe nada tangible. Al menos tan tangible como los 4 millones 125 mil pesos que ya recibió México Sustentable para legitimar socialmente el discurso del gobierno federal: Acasico es un ejemplo de reubicación consensada para México.

El Acasico de las maquetas y los proyectos pulcramente presentados en power point que hace México Sustentable es más sustentable que el Acasico prehispánico, fertilísimo pero actualmente muy escaso de campesinos. El Acasico imaginario y el Acasico en riesgo también son parte del expediente de México Sustentable, organización que solicitó admisión en la próxima reunión del Consejo de la Junta Intermunicipal de Medio Ambiente Altos Sur  (JIAS). Seguramente emocionados por lo que consiguieron en Acasico, están interesados en Tepa, y en Arandas, y en el Valle, en toda la región Altos Sur, que de flaca sólo tiene la fama en el libro de Agustín Yáñez. Me parece remota la participación de México Sustentable en dicho consejo. Aceptarlo sería tanto como su el Vaticano le creyera a Lutero porque llegó vestido de verde con un sermón de sustentabilidad y renacerán los alteños. México Sustentable sería, en Los Altos, un brazo interventor gubernamental haciéndole política a los alteños en su propia casa y como si fuera alteño. Sus intereses en el medioambiente en Los Altos son el mismo interés de un naranjero por los naranjales. O de los avicultores por sus gallinas, para entendernos. Por eso es que debe debatirse ampliamente su presencia en la Junta Intermunicipal del Medio Ambiente Altos Sur del próximo 29 de enero de 2015 que tendrá lugar en Valle de Guadalupe, Jalisco".