El Metrobús también se someterá a verificación

El límite de emisiones permitido por las autoridades para unidades a diésel es de 219 puntos; “las nuestras están abajo de 200”, dice.
En las seis líneas hay de 560 autobuses.
En las seis líneas hay de 560 autobuses. (Nelly Salas)

México

La propuesta de verificación vehicular que dio a conocer la Secretaría del Medio Ambiente el pasado martes incluye al Metrobús, por lo que sus 560 unidades deberán ser revisadas por la autoridad metropolitana.

“Sí, antes estábamos exentos pero ahora fuimos  incluidos en la nueva norma y consideramos que es una decisión positiva. Qué mejor que tener certificación de la autoridad”, explicó en entrevista con MILENIO Guillermo Calderón, director de Metrobús.

Aunque la norma oficial de emergencia dada a conocer en el Diario Oficial de la Federación se refiere principalmente a vehículos de gasolina, se espera que el próximo mes se publique aquella relacionada con  diésel.

“No nos preocupa en lo absoluto porque verificamos las unidades en nuestros patios, con nuestros supervisores, que tienen equipos y dispositivos para estar continuamente revisando las emisiones de los autobuses. Por eso nos hemos autoimpuesto una norma más exigente de la que prevalece como regulación en la ciudad”, señaló el funcionario.

Sus datos refieren que en la verificación a diésel el límite mínimo de emisiones permitido por las autoridades ambientales es de 219 puntos.“En nuestros talleres el límite máximo permitido es 200, así que estamos por debajo de la nueva norma”.

Aún se desconoce qué tipo de calcomanía (cero, doble cero u otra) deberá tener cada  unidad verificada, pues la NOM solo hace referencia explícita a aquellos vehículos que utilizan gasolina. Tampoco se sabe dónde y cómo serán los nuevos centros habilitados para vehículos a diésel.

UNIDADES CONTAMINANTES

A pregunta expresa, Calderón es realista y acepta que el Metrobús cuenta con algunas unidades que datan de 2005 (cuando se inauguró este transporte), que contaminan en su ruta por la Línea 1, que corre por avenida Insurgentes.

“Sí las hay y son la excepción, estamos atentos a ello. Desde hace año y medio lo que hemos hecho con estas 60 unidades —que son de las más antiguas— es meterlas a un proceso de reajuste, de mantenimiento generalizado, un overhaul: cambiando motores y revisando suspensiones”.

Desde marzo pasado (a partir del boom de las contingencias ambientales en la Ciudad de México que causaron días de doble No Circula) estas unidades fueron evidenciadas en redes sociales por el humo negro de sus motores.

“Nuestras verificaciones internas se llevan a cabo cada seis meses, y si una unidad que está sujeta a alto desempeño no pasa la prueba, se envía a mantenimiento”.

Datos oficiales del Metrobús señalan que durante la primera contingencia, debido a la gratuidad del servicio, registraron una sobrecarga de 25 por ciento de usuarios.

Posteriormente, con las siguientes contingencias —cuando se normalizó el cobro a los pasajeros—, la sobrecarga continuó aunque solo fue de ocho por ciento; en las contingencias de mayo la cifra se elevó a 15 por ciento.

El aumento de pasajeros requirió de más unidades. Así que la operación diaria normal de 460 metrobuses (en todas sus rutas), debió apoyarse en los vehículos que había de reserva.

“Son 100 y de éstos incorporamos 70 para tener un total de 530 unidades en servicio. Los otros 30 se quedaron en taller, en mantenimiento, para alguna eventualidad”, dijo.

Calderón precisó que el número de unidades que han salido permanentemente de circulación oscila entre 10 y 15. “Se destruyen, se recupera lo recuperable y el resto no se vende, porque no hay un mercado secundario del tipo del Metrobús, pues nadie más usa el autobús que utilizamos”.

NUEVA FLOTA EURO 6

En 2017 el gobierno capitalino recibirá 90 nuevas unidades (de doble piso) con tecnología Diesel Euro 6 y Calderón adelanta que son de muy bajas emisiones; correrán por la nueva Línea 7, sobre Reforma, desde Indios Verdes hasta a la glorieta de Pemex y viceversa.