Metales pesados dañan pesca en ríos y lagunas de Tamaulipas

Plomo, mercurio y cadmio se han detectado en cuerpos de agua tamaulipecos, expuso especialista durante el reciente congreso global de bagre que se realizó en Madero.
María de la Luz Vázquez Sauceda, jefa de División de Estudios de Postgrado e Investigación de la UAT, habló de la problemática en este tema.
María de la Luz Vázquez Sauceda, jefa de División de Estudios de Postgrado e Investigación de la UAT, habló de la problemática en este tema. (Yazmin Sànchez)

Madero

La presencia de metales pesados en ríos y lagunas de Tamaulipas, afectan las actividades acuícolas pesqueras ya que están expuestas a este tipo de contaminantes.

En los últimos 15 años se han realizado estudios para determinar el grado de afectación tanto en peces y cuerpos de agua.

María de la Luz Vázquez Sauceda, jefe de División de Estudios de Posgrado e Investigación de la UAT en Ciudad Mante, señaló lo anterior durante la exposición sobre el tema "Metales pesados en embalses de bagre de Tamaulipas" durante el reciente congreso internacional de bagre.

Expuso que para el riesgo en la salud pública se debe considerar el impacto de tres metales pesados: el cadmio, el plomo y mercurio y los acuicultores deben mantener constante monitoreo en las granjas a fin de evitar riesgos en peces, como es el caso del bagre.

Vázquez Sauceda, dijo que en la investigación sobre cómo llegan los metales a las aguas costeras, se detectó que es derivado del mal uso de las descargas orgánicas, municipales e industriales que incrementan la presencia de metales en los embalses que son los sitios considerados como aptos para los cultivos.

"Sin embargo no debemos olvidar que naturalmente los metales están ahí presentes, que el volcanismo e intemperismo geológico (proceso de destrucción de rocas) es una de las aportaciones más fuertes de biodisponibles, pero a ello se suman las actividades humanas que son muchísimas y saturan en muchos casos estas concentraciones en los océanos, en los ríos, las presas, y las escorrentías todavía más, porque cuando llueve tenemos una presencia fuerte de compuestos químicos no solo metales pesados, los ríos y la vía atmosférica orígenes prioritarios de los metales en los embalses".

Dentro de los factores antropogénicos, explicó que los detergentes forman una parte fundamental en la elevación de la concentración de metales, porque contienen enzimas que pueden ser dañinos, pero cuando se elevan en altas concentraciones tienden a saturar y contaminar cualquier ambiente. "Sin duda, las actividades acuí- colas pesqueras, están expuestas a este tipo de contaminantes.

Uno de los aspectos importantes en el asunto ambiental y en el caso de la producción acuícola, nos llama la atención de que las normas están supeditadas a ese impacto que podemos generar con factores antropogénicos", detalló.

Fue durante la Primer Conferencia Global del Bagre, que se llevó a cabo en el sur de Tamaulipas, donde la especialista explicó qué son los metales pesados y cómo afectan tanto en ríos y lagunas.

Detalló que el plomo es un antidetonante que se encuentra en las gasolinas, baterías, productos metálicos y pigmentos.

Refirió que en la producción de bagre, el plomo es considerado uno de los principales metales que cuando se elevan sus concentraciones pueden afectar en el metabolismo y de forma renal a esta especie.

"Del mercurio nos damos cuenta que existe en los desechos de aparatos eléctricos, sosa, pinturas, termómetros, dispositivos de medición y sobre todo las preparaciones metales, los basureros clandestinos pueden considerarse como un aporte antropogénico en las descargas de donde deriva el mercurio", aseveró.

En el caso del cadmio, tiende a generarse por el uso de galvanizados que llegan a los cuerpos de agua, la producción de pigmentos estabilizadores y baterías.

Expresó que en los estudios se ha detectado como consecuencia de esa contaminación, cierto grado de hiperactividad en el bagre y empieza a verse una decoloración muy característica.

"Sin embargo, no se puede parar una pesquería de camarón o un cultivo de bagre si estamos produciendo adecuadamente y en forma correcta, la contaminación por metales afecta a la sociedad y recae sobre todo en la salud, por eso es que debemos acatar las normatividades y es a las que nos debemos enfocar, hemos estado muy pendientes de que no haya afectaciones en las granjas", señaló.

Agregó que existen normas muy específicas que como productores deben acatar para evitar problemas derivados de la presencia de metales pesados, por ejemplo la NOM 001 de Ecología y la NOM 242 de Salud.