Amenizando las comidas en el Mercado Acuña

La agrupación norteña "Máquina 209" tiene 6 años tocando y lo hacen sin importar lugar, fecha u horario. Saúl y José Manuel tratan de alegrar a los comensales, con los éxitos que todos piden.
Saúl Hernández Rojas y José Manuel Guadalupe Nava, integrantes del conjunto musical grupero "Máquina 209".
Saúl Hernández Rojas y José Manuel Guadalupe Nava, integrantes del conjunto musical grupero "Máquina 209". (Lilia Ovalle)

Francisco I. Madero, Coahuila

Con su estilo norteño, la "Máquina 209" ameniza las comidas que se sirven en las fondas del Mercado Acuña, pero también este grupo toca en fiestas particulares y hasta en cantinas.

Saúl Hernández Rojas y José Manuel Guadalupe Nava, integrantes del conjunto musical grupero, dijeron que tienen al menos seis años cantando juntos las rolas norteñas tradicionales o que han hecho famosas grupos como Los Invasores de Nuevo León o Ramón Ayala.

"Hemos tenido que modificar nuestro repertorio para darle gusto a los chavos. Por ejemplo ahorita que andan pegando las de norteño banda, las estamos sacando también porque sí las piden mucho, que las del Julión, que la de La China y todas esas, ¡eda!, entre otras que no recuerdo ahora", explicó Saúl.

En cuanto la recepción que tienen entre los comensales que ubican en las fondas del mercado, el homónimo del vocalista de Caifanes, aseguró que "la gente es generosísima" lo que les permite sacar para la "papa" y mantener sus casas.

-¿Cómo se decidieron a andar juntos cantando?

-Ahí me lo hallé tirado al muchacho, apunta Saúl, lo que hace que de inmediato intervenga José Manuel Guadalupe.

"El mercado Manuel Acuña es el principal de la ciudad, pero también tocamos en eventos particulares y en cantinas, donde nos digan y donde pidan".

-No, no, no, no. Nosotros andamos aquí trabajando amablemente y divirtiendo. Y de aquí mantengo yo a mi familia y tengo que echarle ganas. Tengo tres hijos, cuatro nietos y todavía los que faltan, a lo mejor... no que tenga un chiquito por ahí, no, no. Los míos cayeron en la misma canasta.

Juguetón, Saúl interviene y precisa que él tuvo seis hijos porque no tenía, ni tiene tele.

Sonrientes, esta pareja de músicos aseguran que los roles familiares ha cambiado tanto que ya lo tradicional es "que la mujer le pegue al hombre y lo traiga cortito para evitar que se le desbalague".

"No tenemos horarios, a veces empezamos temprano y a veces tarde. Cuando tenemos un evento especial nos esperamos hasta que llegue la hora", precisó Saúl Hernández.

Para su contratación en una fiesta privada, los honorarios de estos hombres, y dos músicos más que integran Máquina 209, es de mil pesos la hora, pudiendo cubrir hasta tres fiestas o más por semana.

Los días 10 de mayo, el día del padre, el día de los santos difuntos y las graduaciones, este grupo es muy solicitado.

-Somos un grupo, ahorita andamos dos nomás. Te paso la tarjeta, establece Saúl.

En la fotografía hay tres muchachos de los cuales dos no están presentes. José Manuel Guadalupe, sagaz apunta: "Yo no salgo porque como estoy pinto, me desaparecieron, me fotochopiaron".