Entre aromas y sabores viven la Cuaresma

Caldos, mariscos y chiles rellenos, además de jugos frutales de naranja, jamaica y guayaba, forman parte de la experiencia de ir a comer durante estas fechas al Mercado Juárez de Torreón.

Torreón, Coahuila

Cruzar el Mercado Juárez de Torreón, es todo un reto a los sentidos, ya que colores, aromas y sabores se mezclan en todo un ritual que comienza labores desde las seis de la mañana.

Jugos de naranja, jamaica y guayaba, dan sabor a las aguas frutales. El olor a tortilla de harina y café recién tostado, sobreviven de los que se generan en las calles que circundan el centro de la ciudad.

Resalta el ir y venir de los clientes del mercado, quienes salen y entran con bolsas llenas de frutas y verduras. Personas que hacían fila en la tortillería ubicada por la entrada de la avenida Juárez, cuyas máquinas trabajan a todo lo que dan y estimulan aún más el apetito.

Es la una de la tarde y la hora de comida esta cerca. Tortitas de nata y piezas de pollo, se muestran en pequeños exhibidores en distintos puntos del lugar, en medio de aromas de yerberías allí ubicadas.

En el interior del lugar, dan servicio al menos diez negocios dedicados a la venta de alimentos preparados. En los locales ubicados al exterior, existen además una importante cantidad de establecimientos de similar giro.

El sazón atrae a más de uno

Pescado empanizado o frito, chiles rellenos, filetes, caldos de cocido de res, pollo y cocteles de mariscos, son un manjar para las familias que en temporada vacacional, encuentran un oasis gastronómico en este lugar.

Vendedores, personas de la tercera edad, algunos cargadores y trabajadores, son los clientes habituales de la comida del día.

"Una ayudita por el amor de dios" o el "¿me da para un pan?", son algunas de las frases que de memoria recitan niños o adultos que se pasean en los comedores, entre la atención y la apatía de los comensales.

Es cuando entonces se cierra con el postre, que no es la excepción en tiempo de Cuaresma. Torrejas rellenas de queso y nuez bañadas con miel, capirotada, pays, pastel o nieve de sabores, son la manera ideal de cerrar cualquier visita culinaria durante esta temporada al lugar.