Pese a 'manita de gato', persiste la suciedad

Los comerciantes del mercado Benito Juárez refirieron que con la nueva fachada se ve más opaco y el piso instalado es muy limpio pero ahora ensucia, además siguen los charcos de aguas negras.
Los cuatro accesos de arquitectura tipo Art déco fueron limpiados.
Los cuatro accesos de arquitectura tipo Art déco fueron limpiados. (Manuel Guadarrama )

Torreón, Coahuila

Pese a las obras realizadas por dependencias municipales en la fachada y los accesos del Mercado Benito Juárez, la apariencia del inmueble aún aparenta descuido.

Al hacer un recorrido por el exterior de la central de abasto puede apreciarse que el piso que recientemente fue colocado presenta muchas manchas de suciedad.

En lo que respecta a los cuatro accesos de arquitectura tipo Art déco fueron limpiados durante las obras de remodelación del exterior.

"Pusieron una fachada con la que se ve más opaco y el piso que pusieron es muy limpio y ahora está muy cochino", opinó David Castro, uno de los encargados de una carnicería.

Así también en las afueras del mercado (justo sobre la avenida Juárez, entre las calles Acuña y Blanco) pueden notarse encharcamientos de aguas negras en el pavimento.

Este año fueron invertidos 2 millones de pesos por el municipio en la remodelación de las pórticos y el piso de los ocho accesos.

Por su parte, en el interior la apariencia de abandono es más evidente, pues incluso hay segmentos en que no hay extintores para la prevención de incendios, es decir, los contenedores están rotos y evidencia la falta de atención de parte de las autoridades de Protección Civil.

Además de eso, en los accesos existen murales alusivos a diversas etapas de la historia que han quedado desdibujados por la falta de  mantenimiento que, a decir de algunos locatarios, tiene más de diez años que no pintan.

"Sabemos que viene (para las obras del año siguiente) puro piso, así como una lavada y pintada de las paredes. Tenemos diez años que no se pintan, en otras ocasiones (administraciones del mercado) se remozaba más seguido y ahora no sucede”, indicó Mayela Ruelas, comerciante con 50 años en la central de abasto.

Sobre los trabajos realizados el presente año por autoridades municipales, opinó que una utilidad que han tenido es evitar que la gente se tropiece al transitar en el exterior.

“Ha servido para que de perdido la gente no se caiga, pues antes se tropezaban con los pozos que había”, indicó tras asegurar que poco ha influido en las ventas.

Otro problema evidente en el interior de la central de abasto es que varios comercios están cerrados y da una imagen de abandono. Lo único que los adorna es la propaganda de algunos candidatos a puestos de elección popular.

A decir de los locatarios, los lugares terminaron actividades porque sus dueños no tuvieron éxito para mantenerlos.