Pobre remodelación del mercado Donato Guerra

Los locatarios señalan que se pregonó mucho que iban a cambiar el drenaje, pero dejaron el mismo, que iban a poner centros de carga y descarga, pero de eso tampoco hubo nada.
Mercado de Lerdo con pocos detalles arreglados tras remodelación.
Mercado de Lerdo con pocos detalles arreglados tras remodelación. (Alberto Robledo)

Lerdo, Durango

El pasado 6 de enero se inauguraron las obras de remodelación del mercado Donato Guerra, las cuales representaron una inversión (por parte del municipio) de un millon 500 mil pesos.

Sin embargo, los locatarios no quedaron poco conformes con el trabajo realizado pues aseguran, nada de lo prometido se cumplió tal cual.

"Dejaron muchos problemas de reparación, inclusive a costa de cada propietario, los cuales tuvimos que reparar. Podemos manejar ejemplos en cada local. Lo único que hicieron bien fue la placa conmemorativa de la inauguración de la remodelación".

"Pregonaron mucho que iban a cambiar el drenaje, pero dejaron el mismo, pregonaron mucho que iban a poner centros de carga y descarga, pero no pusieron nada", manifestó uno de ellos.

A simple vista el mercado es una nave industrial pulcra por lo blanco de las paredes y por la iluminación que dejan entrar los tragaluz, pero hace falta ver de cerca para notar las negligencias que apuntan los comerciantes, quienes al momento de la entrevista no dejaban de destacar detalles no tratados o mal hechos.

El primer problema más sonado es el de la tubería que afirman, no fue cambiada como habían prometido, a lo sumo fue desasolvada.

"Dijeron que no había tanto dinero, pero cuando menos todo el drenaje sí lo iban a cambiar. Nos anduvieron apresurando para salir porque iba a venir la maquinaria a romper y pues nunca se rompió, solamente desasolvaron y pusieron el piso sobre el otro piso", expusieron.

Otra queja recurrente entre ellos fueron los daños que ocasionaron a los locales y que ellos mismos, con dinero de su bolsillo, tuvieron que pagar.

Mencionan vitropiso afectadi tanto del suelo como de las paredes, la pintura que los trabajadores utilizaron para pintar el techo salpicado sus barras o estantes y coladeras para el drenaje pluvial tapadas por azulejos.

En lugar de pintar el techo debieron haber impermeabilizado, ya que las últimas lluvias que cayeron en la ciudad dejaron muchos estragos al mercado.

En un punto, sobre un local de comida, una lámina se levantó con la fuerza del aire y bañó a todos los comensales, a ese daño, hasta la fecha, no se le ha dado la atención pertinente.

Durante el recorrido por el mercado, los comerciantes señalaban diversos desperfectos alrededor de la nave industrial, de la misma manera dentro en sus puestos que fuera de ellos.

Muchas de las cosas que hicieron, dicen, fueron innecesarias. Más útil habría sido enfocarse en arreglar los baños.