Mente y entorno hacen al deportista

Hay factores extra a una competencia que pueden influir en el rendimiento deportivo; mentalidad, ambiente y entrenamiento deben cuidarse por igual para conseguir el éxito.
Luis Zepeda, atleta paralímpico ganador de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.
Luis Zepeda, atleta paralímpico ganador de oro en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. (Mexsport)

Guadalajara

En una competencia deportiva, el obstáculo no sólo es el rival contra el que un atleta debe competir, sino que además se deben sortear una serie de factores que pueden influir en su desempeño y que van desde aspectos de carácter personal hasta externos, pero que forman parte de su ambiente social.

De acuerdo con el coordinador de Investigación y Ciencias Aplicadas al Deporte del  Code, José Luis García, para que un atleta tenga un desarrollo armónico, “la ciencia nos dice que hay factores intrínsecos y extrínsecos que pueden afectar al atleta tanto en su asimilación de cargas como su desarrollo deportivo técnico-táctico”.

Es decir, que no todo es sólo entrenamiento y competencia, sino que la preparación incluye el cuidado físico, psicológico y sociológico, entre otros. “Cuando hablamos de factores intrínsecos nos referimos a lo que le pasa dentro de su cuerpo, que puede clasificarse en fisiológicos y mentales”, explica.

“Los primeros abarcan todos los procesos bioquímicos o biológicos que se llevan a cabo en nuestro cuerpo para armonizar la necesidad de energía y la respuesta a la carga de trabajo del ejercicio”, añade José Luis García.

Y para tener un control de estos factores, se hacen pruebas fisiológicas, bioquímicas y de desempeño físico, que van desde exámenes de laboratorio, para medir la adaptabilidad del atleta a las diferentes cargas de entrenamiento, así como pruebas de resistencia, flexibilidad, potencia, entre otros.

El control de las emociones

En el caso de los factores mentales, se refiere al aspecto emocional. Cómo manejar la situación del estrés, desde el punto de vista tanto pedagógico como de competencia y no somatizarlo, “no reflejarlo en el cuerpo, porque a veces el problema es mental pero se refleja en el cuerpo con alguna dermatitis, dolor lumbar, cómico abdominal, caída de pelo y una serie de factores que se pueden presentar por un problema de carácter de estrés”, señala el doctor García.

Y para dar un buen tratamiento al aspecto mental, en el Code existen dos áreas de atención: una de psicología del deporte y otra de psicología educativa.

La primera está enfocada a controlar los comportamientos dentro y fuera de la competencia, mientras que en la educativa se tratan aspectos de la pedagogía, aprendizaje y conducta, todo ello enfocado al control del estrés, pánico escénico y situaciones adversas.

Pero también hay que enfrentarse a las diferentes etapas de desarrollo y crecimiento de los atletas, así como a las adversidades que puedan presentarse en su entorno social y familiar, lo que puede desencadenar problemas en el rendimiento, por lo que se vincula además la educación para padres de familia, pensando siempre en la seguridad del atleta y su desarrollo armónico, desde el punto de vista mental y corporal.

Factores extra

Por otro lado, José Luis García habló de los factores extrínsecos, que son aspectos medioambientales como el clima, la contaminación y de desarrollo del deporte; es decir, si tienen la indumentaria necesaria para realizar su deporte y si las condiciones donde van a realizar la actividad físico deportiva son las idóneas, sobre todo para evitar golpes de calor, ahora que en Jalisco la temperatura es cada vez más alta.

También influye en el desempeño del deportista, el estrés que provoca el traslado a los entrenamientos y de la competencia en sí, que afecta sobre todo a los más pequeños, “no deja de ser un estrés someter a un niño de 7 o 9 años a una complejidad primero de ejercicio, de desgaste emocional y físico; y aparte una codependencia de muchas cosas que no está diseñado cronológicamente para esa edad”, indica el doctor García.

Y agrega que se puede ser un excelente deportista, desde el punto de vista técnico y táctico, pero hay que dominar también esos aspectos y contar con un cuerpo multidisciplinario de entrenadores, especialistas y padres de familia, para poder controlar todos los factores internos y externos que permitan un mejor rendimiento físico.