Se duplica el número de menores repatriados

Procedentes de países como Honduras, Nicaragua, Guatemala y El Salvador, los migrantes viajan solos y a menudo son explotados por quienes sus padres contrataron para llevarlos a Estados Unidos.
El año pasado se registraron 88 repatriaciones de menores, y en estos diez meses la cifra ha incrementado al doble.
El año pasado se registraron 88 repatriaciones de menores, y en estos diez meses la cifra ha incrementado al doble. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

En lo que va de este año, el número de menores no acompañados repatriados ha aumentado al doble en comparación con el 2013, con un total de 176 casos, informó Federico Garza, titular de la Unidad de Derechos Humanos en el estado.

Indicó que el año pasado se registraron 88 repatriaciones de menores, y en estos diez meses la cifra ha incrementado al doble, asimismo, agregó que la mayoría son procedentes de Honduras.

"Todos los menores se ponen a disposición del Instituto Nacional de Migración, quien posteriormente los canaliza al sistema de DIF en Coahuila, quien se hace cargo de los niños y adolescentes."

Le siguen menores procedentes de países como Nicaragua, Guatemala y El Salvador, donde también es común este fenómeno en la población menor a los 18 años de edad, la cual queda expuesta a grandes riesgos por el hecho de viajar en solitario. 

Aseguró que todos los menores se ponen a disposición del Instituto Nacional de Migración, quien posteriormente los canaliza al sistema de DIF en Coahuila, quien se hace cargo de los niños y adolescentes, hasta que son devueltos a su país de origen, hecho que tarda de una a tres semanas.

Añadió que en cuento a los menores de nacionalidad mexicana repatriados por los fronteras de Acuña y Piedras Negras en 2013, se tiene una cifra de mil 76, mientras que en lo que va del de este año suman 628.

Por su parte del director de la Casa Migrante Saltillo, Alberto Xicoténcatl, detalló que en este tema se han encontrado con otro fenómeno, y es que los niños migrantes no acompañados, no están utilizando los albergues como un lugar de apoyo en su tránsito por el país.

Expuso que uno de los supuestos, es que la mayoría viaja guiado por las mismas personas que los trafican, quienes por lo regular cobran cantidades estratosféricas a las familias, para que trasladarlos hacia los Estados Unidos.