“No podemos ayudar a los productores con dinero”

Raúl Onofre Contreras, presidente municipal de Matamoros, afirmó que se les ofreció a los un espacio y control de precios, pero no aceptaron, por lo que el desplome en precios "los tiene en jaque".
"Les dijimos que si ellos reunían 1 millón les daríamos otro millón, pero no aceptaron".
"Les dijimos que si ellos reunían 1 millón les daríamos otro millón, pero no aceptaron". (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

El acondicionamiento de la despepitadora Emiliano Zapata donde se instaló un centro de acopio de melón y sandía, continúa albergando a más de 100 productores que a pesar de la crisis están vendiendo con un precio de 2 pesos y hasta 2.30 centavos el kilo de sandía, dijo el alcalde Raúl Onofre Contreras.

"Esta situación de los productores de melón y de sandía, es uno que se viene arrastrando durante varios años".

El edil recordó que previendo el descontrol que ahora vive la zona melonera del municipio, durante el año pasado se reunió con los productores para formar un consejo de administración de la despepitadora.

Se les aseguró que por cada peso que entrara por el pago de la báscula y las lavadoras de melón que les facilitó en préstamo, el ayuntamiento les daría otro peso.

Esto se utilizaría en la compra de semilla y fertilizante, pero no aceptaron.

"Este año quisimos prevenir el desplome del precio de melón, platicamos con los productores porque la cosecha se levanta en los primeros días de mayo y les comentamos sobre la instalación de un centro de acopio en las instalaciones del despepite".

"Les pedimos que formaran un consejo de administración. Les dijimos que si ellos reunían 1 millón les daríamos otro millón para que se ayuden el próximo año en el subsidio de la compra de la semilla y el fertilizante. Pero no aceptaron", precisó el munícipe.

Explicó el edil que en dicho centro de acopio se está concentrando la venta de sandía de productores que mantienen un convenio de venta con Walmart.

En suma, dijo el alcalde que allí se concentran 100 productores sujetos a un precio de venta.

"Los productores de melón y de sandía en un principio aceptaron nuestra propuesta, de concentrarnos todos en el centro de acopio para que pudiéramos obligar a los compradores a mantener un precio directos y evitar los intermediarios que son los que fijan el precio y después lo bajan. Pero no se mantuvieron", destacó.

Con ello se pretendía "instalar un precio tope" que asegurara ganancias para los productores. Pero lejos de ello, comenzaron a levantar cosechas y comenzó la venta directa con un costo inicial de 7 pesos que no duró ni 15 días.

"Nosotros hemos tratado de ayudarlos pero aquí no es que la autoridad municipal quiera zafarse, esto no compete al municipio ni al estado sino a la federación, debemos pensar más allá de lo que pudiera ser una plática con los intermediarios y productores".

"Tenemos que pensar que los productos deben tener un precio de garantía o subsidio a la compra de fertilizante y semilla.

"Nosotros como autoridad municipal no podemos obligar a los compradores a que adquieran al precio que nosotros les digamos".

"Existe la desesperación de los productores porque el melón es un producto perecedero, no pueden esperar uno o dos días a que el precio se regularice. Eso hace que baje el precio también".

"Sabemos que existe desesperación pero no nos van a hacer caso porque el precio está bajo".

Así los productores se han dedicado a vender sobre pie de carretera en las inmediaciones del ejido Congregación Hidalgo, en el tramo de El Consuelo a Matamoros, o en la carretera a Filipinas. El alcalde reiteró que no se les puede obligar a respetar un precio.

"La semana pasada tuvimos una reunión con ellos. No estuve yo, estuvo el titular de Desarrollo Rural para buscar una solución de fondo".

"Si aumenta tantito y empieza el desorden y dejan a la autoridad en evidencia de que no le hacen caso", estableció el alcalde.