Meloneros de Coahuila sufren a causa de sus decisiones

Comenzó con un precio de 7 pesos el kilo y terminó tirado en la calle, alcanzando 1 peso y hasta los 80 centavos, dijo Jesús Zárate, presidente de la Cooperativa de Productores de Melón.
A escala nacional no hay precio, debido a que los mercados están cerrados por las lluvias.
A escala nacional no hay precio, debido a que los mercados están cerrados por las lluvias. (Lilia Ovalle)

Matamoros, Coahuila

Después de iniciar con un precio de venta de 7 pesos el kilo, el melón matamorense terminó tirado en la calle o como alimento para animales, debido a que cayó alcanzando 1 peso y hasta los 80 centavos, dijo el presidente de la Sociedad Cooperativa de Productores de Melón, Jesús Zárate Muñoz.

Al menos 500 productores arriesgaron su capital en siembra de melón en Matamoros.

Luego de hacer un recorrido por las antiguas meloneras, Jesús Zárate indicó que el desplome de precios se debió a una mala organización por parte de los productores y una deficiente comercialización donde los que ganan cada año son los coyotes.

A esto se sumó que a escala nacional no hay precio, debido a que los mercados están cerrados por las precipitaciones pluviales, lo que inhibe el movimiento de productos agrícolas hacia las grandes plazas de abastos.

"Yo vengo de México y está lloviendo, esto frena las ventas. México es la plaza principal, en Guadalajara está lloviendo".

"En el caso de la producción de La Laguna, el año pasado la sandía no valía, usted se fijó que se nos cayó el precio a 1 peso, a 50 centavos, y hasta regalado, no la querían".

"Nos organizamos unos productores de sandía y arreglamos con una empresa para que nos pagaran un precio convenido, de punta a cola (aceptamos) el precio de 2.20 el kilo".

"Nosotros estamos cumpliendo, los que estamos adentro de la antigua despepitadora", dijo el presidente de la sociedad cooperativa.

Con un precio por kilo de 2.70 y hasta los 3 pesos, la sandía llegó a la estabilidad luego de que los productores se sostuvieran en cuanto a valor comercial.

Pero en el caso del melón, ante la falta de organización social y la imposición de intereses personales por encima de los grupales, el valor cae estrepitosamente hasta que la fruta no vale más que centavos.

"Hay gente que no entiende que voy a vender a 2.70, 2.80 por ganar 60 centavos. Son productores libres y ellos pueden hacer lo que quieran pero desestabilizan".

"Si no hacemos eso nosotros al poner un precio hasta que termine, entonces se cae el producto".

"No puede ser posible, si nosotros en Matamoros somos los productores número uno, que Viesca nos ponga el ejemplo con la empacadora que pusieron y les están comprando a 3.50 el kilo cuando aquí anda el precio en 80 centavos. A los de Matamoros nos falta organizarnos, ese es mi sentir, mi coraje".

Con una expresión de rabia dibujada en el rostro, Zárate Muñoz refirió que la situación es en extremo delicada pues son al menos 500 los productores que arriesgaron su capital en la siembra del melón en Matamoros.

"Aquí todo mundo acarrea y anda haciendo de las suyas y a nosotros nos van a dar cuello. Yo estoy molesto por eso, con nosotros mismos porque no sabemos organizarnos y hacer un planteamiento".

Dijo que no culpa a los productores que no quisieron abandonar las antiguas meloneras, ubicadas en la carretera libre Matamoros-Saltillo, para irse al centro de acopio que instaló el ayuntamiento.

Con un precio por kilo de 2.70 y hasta los 3 pesos, la sandía llegó a la estabilidad luego de que los productores se sostuvieran en cuanto a valor comercial.

Pero se debe tener claridad y admitir que allí quienes decidirán el precio son los intermediarios o coyotes.

"Adentro (en la despepitadora) nosotros organizamos quieran o no. O dejamos el producto adentro o afuera se quedan a la deriva".

"Cuando en la calle el precio anda en 6 pesos y en la empacadora está a 4 nos venimos acá para ganar 2 pesos pero somos tontos, nosotros tenemos que poner el precio y estar estables conforme a él, sin bajarnos", concluyó.