Precio del melón se desploma hasta 1 peso el kilo

La falta de planeación genera la sobreproducción de la fruta, pues cuando quieren venderla en grupo no se ponen de acuerdo con los precios y ganancias de los campesinos de Matamoros.
Productores de melón de Matamoros tuvieron que vender a 1 peso el kilo.
Productores de melón de Matamoros tuvieron que vender a 1 peso el kilo. (Cecilia Aguilar)

Matamoros, Coahuila

El mercado saturado por la sobreproducción, la falta de planeación de siembra del melón, la llegada del calor intenso que permitió se calentara la siembra y se madurara la fruta, son los factores que han originado la problemática que hoy se vive en Las Meloneras.

Los productores muestran una cara larga por la trsiteza y desesperación de vender a un peso el kilo del melón.

A todo lo anterior, también se suma el hecho de que prevalece la apatía en todos ellos para organizarse en una asociación que los respalde.

El lunes al mediodía, el precio de melón se vino a bajo y se cotizó en un peso con 30 centavos, contario a los 7, 6 y hasta 3 pesos con 50 centavos en que se comercializó los primeros días de venta del melón en su etapa temprana.

"Siento que somos productores que sembramos poca superficie y si el comprador pide 20 o 30 toneladas, se completan con la unión de varios productores y es donde vienen los desacuerdos y el estira y afloja en el precio", señala un campesino.

Esta situación indignó a un grupo de productores y decidieron tirarlo a la carretera. Entre dos y tres toneladas fueron arrojadas al asafalto como una manera de inconformarse.

Cerraron el Libramiento a Saltillo por un momento y pidieron la presencia del alcalde Raúl Onofre, quien nunca llegó. Para la tarde lograron acomodarlo a 2 pesos con 50 centavos, pero sólo el melón que ya estaba ya en tres camiones que desde la mañana esperaban salir.

Antonio Pérez del Ejido Corea indicó que después la gente no aguantó y finalmente se bajaron a un peso el kilo.

Ese fue el precio con el que cerró el melón el lunes y con el que amaneció el martes. Por eso la desesperanza entre los productores al acomodar su producto a un precio muy bajo.

Aunque Jesús Zárate Martíniez, productor del ejido Sacrificio e ingeniero Agrónomo de profesión, quien tiene sembradas alrededor de 8 hectáreas entre melon y sandía, informó que todas estas son irregularidades que se viven porque entre ellos y no hay unión.

No hay consenso, porque es inexistente la planeación en la siembra del melón y por eso mismo, todos siembran al mismo tiempo, lo que permite la sobreproducción y la saturación del mercado.