Medidores electrónicos de Caasim presentan fallas

El director del organismo reveló que han tenido que regresar a la tecnología antigua, luego que la empresa que contrataron para la compra de los aparatos no garantiza su funcionalidad.
Estos aparatos permitirían pagar la cuenta de agua con tarjetas de prepago.
Estos aparatos permitirían pagar la cuenta de agua con tarjetas de prepago. (Archivo)

Pachuca

Pese a que hace un par de años la Comisión de Agua y Alcantarillado de Sistemas Intermunicipales (CAASIM) comenzó la sustitución de medidores antiguos por unos  electrónicos, estos presentaron fallas en su funcionamiento, al grado de que luego de instalar cinco mil, la Comisión tuvo que detener el proceso, reveló el titular del organismo, Daniel Barrera Martínez.

“En este proyecto es un contrato que se tiene con la casa IUSA, solamente se han colocado cinco mil. Han tenido fallas en su tecnología, lo que ha hecho que no se coloquen más medidores hasta que la empresa no garantice varadamente que van a ser medidores confiables en la lectura”, dijo.

El programa de instalación de estos medidores comenzó en agosto de 2011, siendo el objetivo de llegar a los 50 mil. Estos aparatos permitirían pagar la cuenta de agua con tarjetas de prepago y tenían un costo de mil pesos para el usuario.

Aunque no dio cifras exactas, Barrera Martínez aseguró que ya se realizaron cambios de los medidores defectuosos pero ahora van a apostar por la vieja tecnología para obtener mediciones confiables en las tomas domiciliarias, que en la zona de atención e CAASIM sobrepasan las 170 mil.

“Atenderemos con un gran programa con medidores más confiables, los convencionales como les llamamos, esto para atender bien sobre todo porque una de las fallas que encontramos en los medidores IUSA es que no dan una lectura correcta, y esto es en contra del organismos, se está detectando que hay lecturas muy bajas cuando en realidad hay mayor consumo”.

El funcionario recordó que dentro del aumento de tarifa que autorizaron los diputados locales hay un apartado específico para que los usuarios cambien su medidor bajo ciertas circunstancias como robo, vida útil caduca o falla.

“No se ha dejado de atender la reposición, máximo que también en el Congreso se autorizó que en la tarifa vienen cinco pesos destinados para la reposición por más de cinco años de tu medidor, por robo en un acta que levanten ante el Ministerio Público o por fallas. Nosotros nos comprometemos a reponer esos medidores”.

Sobre las consecuencias de estos errores, el titular de CAASIM dijo que ya hablaron con IUSA para atender el cambio de medidores defectuosos, todo con recursos privados. Si hay otros perjuicios contra el organismo será el jurídico el que determine actuar en su caso.

“Hay un contrato, los contratos se deben de atender de acuerdo a la clausulas y en tanto tenga su término, hasta que ya no se termine iremos con el Jurídico. Hasta el momento la empresa ha atendido todas las reposiciones de los medidores, incluso ya tienen gente permanente en Comisión de Agua y Alcantarillado de Sistemas Intermunicipales  para atender y actualizando la tecnología.

“Hasta el momento la empresa se comprometió que no instalarán más medidores hasta que no garanticen en tanto que no garanticen que su medidores funcionan bien, si no son confiables se tomará la decisión de recisión de contrato, pero eso es más adelante”, señaló Barrera Martínez.

Buscan un buen funcionamiento

A dos semanas de que tomó la dirección de la CAASIM, Daniel Barrera Martínez, señaló que hasta el momento el objetivo de su administración es la de asegurar el buen funcionamiento en tres rubros: suministro, atención a usuarios y mantenimiento de drenajes.

“La instrucción es que el organismo opere, es un organismo que viene operando. El abasto está atendido, sin embargo al momento de recibir a CAASIM es sumarme al equipo de las áreas que ya operan, entender lo que le toca al organismo”, dijo.

El funcionario estatal aseguró que llega a una institución que en estos días ha funcionado bien, y muestra de ello es que tras el relevo en la dirección no hubo ningún incidente mayor atribuido a la burocracia.

“Hay que cuidar la extracción, cuidar el mantenimiento, la operación de los pozos de extracción, el almacenamiento que se hace para la distribución a los domicilios y a donde tenga que ir el agua, esa es la principal tarea, que siga operando”.

El miércoles pasado se puso en marcha el programa de limpieza preventiva de drenes pluviales en Mineral de la Reforma, esto a un par de meses de que comience la temporada de lluvias. Los trabajos abarcarán 75 mil metros lineales de drenaje.