Las entrañas de un mito Griego

El estudio genómico "Zeus" ofrece un aproximado de 500 GB de información por paciente y se puede realizar en 3 fases, que van desde los 550 a los 4 mil dólares.
"El problema es que los reactivos son caros, el lector del microarreglo tuvo un costo de 17 mdp".
"El problema es que los reactivos son caros, el lector del microarreglo tuvo un costo de 17 mdp". (Daniela Ramírez Cervantes)

Torreón, Coahuila

Edgar Ramírez Ramírez detalló que "Zeus" se puede realizar en tres fases:

El microarreglo, que analiza del paciente un millón de marcadores y su costo es de 550 dólares.Con un costo de 2 mil 500 dólares se puede estudiar el "exoma" que es la parte del genoma más importante.Por último se puede realizar el análisis del genoma completo con un costo de 4 mil dólares.

Ramírez Ramírez mostró lo que es un microarreglo, el cual físicamente tiene la apariencia de una placa que puede guardar la información genómica de 32 personas.

"No hay ningún otro estudio de este tipo en todo Latinoamérica, hay uno parecido en España, pero hace una determinación muy pequeña".

"Supongamos que a un robot le pones la plaquita, que en los 32 espacios lleva el ADN de cada persona y los reactivos que se utilizan, todo esto se tiene que pasar por un lector y éste te genera información según la persona, cada uno de los 32 espacios genera 500 gigabyte de información".

Edgar Ramírez asegura que el Instituto de Ciencia y Medicina Genómica en Torreón, es el único lugar en México que realiza un estudio como el "Zeus".

Al cuestionarlo sobre si existe una manera de reducir los costos de los estudios, Ramírez Ramírez afirmó que de hecho los costos son bajos.

"El problema aquí es que los reactivos son caros, el lector del microarreglo tuvo un costo de 17 millones de pesos y el precio de la placa para el estudio anda entre los 200 mil y 400 mil pesos".

Información genómica: un arma para tomar decisiones

Fernanda y Gabriel a quienes se les cambió el nombre al solicitar anonimato, son un matrimonio joven que se realizó el estudio del Zeus en la fase de microarreglo el cual tuvo un costo de 550 dólares cada uno.

Ella explica que la razón principal fue porque busca embarazarse y querían tener la certeza de no padecer alguna enfermedad que pudieran transmitir genéticamente a sus hijos.

"Afortunadamente los resultados que arrojó el estudio fue que todo estaba normal y ninguno de los dos tenía problemas de salud", expresó Fernanda.

Gabriel comentó que en lo particular a él también le interesaba la información respecto a la predisposición genética a cierto tipo de enfermedades.

Explicó que el tener esa información no significa que no se va a desarrollar esa enfermedad, pero el beneficio de contar con el dato de que se tiene la predisposición, dijo entonces, puede burlar a la enfermedad evitado ciertas condiciones ambientales o cambiar el tipo de alimentación porque ya sabe que es propenso a padecerla.

"Por ejemplo salió que yo tengo predisposición a tener hipertensión y también que respondo bien al ejercicio para prevenir esa enfermedad".

"Porque también se podría dar el caso que algunas personas por su genética no respondan al ejercicio, entonces al hacerlo no generarían ningún beneficio".

Explicaron que los resultados se los entregaron en una memoria USB, que pudieron conectar en su computadora personal.

"Lo interesante aquí es que una vez que te haces la prueba, tu información ya queda en la base de datos, entonces en la medida que se vaya avanzando en métodos o en catálogos de medicamentos, uno puede acceder por internet a checar esa nueva información sin necesidad de realizarte otra vez el estudio", comparte Gabriel.

Rafael Argüello Astorga explicó que esto puede hacerse debido a que la información genética de cada persona no cambia pero la interpretación sí y los conocimientos van incrementándose.

"Por ejemplo una persona que se realiza el Zeus, ahorita le damos una información pero un año esa información se puede duplicar o triplicar".

Argüello Astorga comentó que en la primera versión del estudio que tienen, analizan el metabolismo de una persona en relación a 310 medicamentos.

Afirmó que sin necesidad de hacer nuevos estudios y sólo con la reinterpretación de los resultados combinados con nuevos conocimientos, quizá en un año se pueda ofrecer la información de 500 o más medicamentos.

"Pudiéramos ofrecer información sobre fármacos que en la actualidad ni nos imaginamos que puedan existir", indica Rafael Argüello.

Tanto Alfredo, como Fernanda y Gabriel se adelantaron en el tiempo, los tres por cuestiones diferentes, tomaron la decisión de querer leer antes el destino escrito por sus genes y tener la certeza de información respecto a su salud.

"Para mucha gente, el hecho de tener la seguridad de que les va a pasar, les puede resultar fatal o ser una bendición, porque puedes tomar el control de tu vida y empezar a tomar decisiones para beneficio de la salud, porque siempre estamos con la idea de que seremos eternos", compartió Gabriel.

Los avances tecnológicos van cambiando el paradigma de la medicina y un área como la genómica, la cual se proclamaba como la "medicina de futuro" ya está en el presente.