Mecánicos empíricos, héroes anónimos de los fierros

En México existen 454 mil 838 personas mayores de 15 años en el oficio, según indicó el INEGI. El oficio es casi en su totalidad masculino y no recibe el crédito y reconocimiento que debería.
El oficio de mecánico en México se aprende, en su mayoría, de forma empírica y sobre la marcha.
El oficio de mecánico en México se aprende, en su mayoría, de forma empírica y sobre la marcha. (Reuters)

Torreón, Coahuila

Conforme surgen nuevas invenciones, las profesiones y empleos se van adaptando para poder brindar servicios y bienes.

En el caso de los vehículos a motor, el oficio del mecánico en México data de fines del siglo XIX, según informó en un comunicado el INEGI.

En referencia a este día en el que se celebra a los "maistros" sin los cuáles nuestros vehículos muchas veces se quedarían como la cucaracha, que ya no pueden caminar, el Instituto señaló que a septiembre de 2015, había en el país 454 mil 838 personas mayores de 15 años en el oficio.

Su jornada laboral es de alrededor de 47 horas por semana. El salario ronda los 37 pesos por hora trabajada.

Las cifras aumentaron respecto a otros años, pero aún es una ocupación preponderantemente masculina, pues el 99.9% de quienes la ejercen, son hombres. La edad promedio de ellos es de 41.2 años.

Así mismo, indica el documento de INEGI, el 94.1% de ellos son mecánicos en mantenimiento y reparación de vehículos de motor, 5.4% técnicos en la especialidad y tan sólo el 0.5% son profesionistas en niveles de ingeniería o con carreras similares en el rubro de vehículos de motor, barcos o aeronaves.

Y no hay mejor escuela que la de la vida. Casi todos aprenden de forma empírica, y su promedio escolar es de secundaria terminada. Así mismo, casi todos ellos trabajan por su cuenta.

De aquellos mecánicos que son subordinados y remunerados, tan sólo la mitad tienen algún tipo de servicio médico.

Enfrentan pues la falta de profesionalización, aunque probablemente todos conozcamos a alguno que tenga casi un sentido mágico sobre los motores, falta de reconocimiento laboral y aunque algunos son muy buenos para cobrar, sus salarios dependen netamente de lo que hacen.