Obispo califica de imposición iniciativa de Peña

El representante de la iglesia de Gómez Palacio, dijo que el matrimonio se da por un cambio antropológico y social, donde las personas ya no se sienten apoyadas en su vida afectiva y familiar.
José Fortunato Álvarez Valdez, nuevo obispo de Gómez Palacio tomó posesión.
José Fortunato Álvarez Valdez, Obispo de Gómez Palacio. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

Al atribuir a un cambio antropológico y social que las personas ya no se sienten apoyadas en su vida afectiva y familiar por las estructuras sociales tradicionales, es fácil pretender modificarlas.

"Nosotros no tenemos nada en contra de las minorías, el Papa Francisco nos ha pedido que seamos incluyentes y con una apertura para el escucha y participación".

Sin embargo, la iglesia no cambiará su postura en torno a seguir privilegiando el modelo de la familia tradicional como el camino, señaló el Obispo de Gómez Palacio, José Fortunato Álvarez Valdez, ante la iniciativa que el Presidente Enrique Peña Nieto presentó y se basa en conformar matrimonios sin ser sujeto a discriminación, entre otras la del género o preferencia sexual.

Dijo que espera se discuta a profundidad y no se vote fácilmente.

El principal desacuerdo de la iglesia católica con este tipo de iniciativas encaminadas a la aprobación de la unión de dos personas del mismo sexo es que la quieran equiparar a la institución del matrimonio, pero no están en desacuerdo a que se reconozcan sus derechos.

"Debe tener una regulación propia, especial una unión de personas del mismo sexo, pero no tocar a la institución del matrimonio", externó.

Como célula básica de la sociedad como es el matrimonio está conformado por hombre y mujer con todas sus características antropológicas, culturales, históricas que son el soporte de la vida afectiva de los hijos.

En caso de que el Congreso de la Unión la apruebe, la iglesia tendrá que hacerlo también de forma subsecuente, sin embargo esto representaría iniciar otra lucha.

Durango como una entidad conservadora, está enfrentando una situación difícil, pues el gobierno como representante de una población debe velar por los intereses de la comunidad, que varían en sus tradiciones, como en est Estado en donde se estaba analizando la posibilidad de esta reforma pero no se aprobó.

La propuesta a nivel nacional sobre la reforma en las legislaciones constitucionales para el Obispo de Gómez Palacio, representa una imposición del gobierno de Enrique Peña Nieto.

"No solamente en Durango, sino también en otros Estados donde el matrimonio está consagrado entre un hombre y una mujer", enfatizó.

Por ello es necesario que prevalezca el diálogo y evitar que esta visión o ideología se considere una imposición al pueblo de México.