Reclusas del Cereso de Saltillo se unen en matrimonio

Es el primer caso del que se tiene antecedente en México. Una de ellas tiene un hijo y la otra está embarazada, se conocieron hace 7 meses. Se preparó una fiesta modesta en el centro.
Martha Elisa y Angélica se conocieron hace 7 meses.
Martha Elisa y Angélica se conocieron hace 7 meses. (Agencia Infonor)

Saltillo, Coahuila

Dos internas del Centro de Reinserción Social Femenil de Saltillo accedieron al matrimonio y con ello se convirtieron en las primeras reclusas en casarse dentro del sistema penitenciario del país, aprovechando la figura legal del matrimonio igualitario que está vigente en Coahuila desde el 16 de septiembre.

Las reclusas Martha Elisa Puente Puente, procesada por privación ilegal de la libertad y Angélica Moreno Rodríguez, acusada de homicidio, fueron declaradas legalmente unidades en matrimonio por el oficial segundo del Registro Civil, Víctor Hugo Dávalos Cárdenas.

Con una fiesta modesta, en la que todas las internas estuvieron invitadas, hubo música y de comida se sirvió carne con papas y arroz.

El director de la Unidad Desconcentrada de Reinserción Social y Ejecución de Penas, Apolinar Armenta Parga, dijo que no hay antecedentes en México de dos reclusas que hayan decidido casarse y en posibilidad de acceder al matrimonio.

El hecho de que se hayan unido en matrimonio les permitirá permanecer en una misma área de reclusión, pues además se encuentran procesadas por delitos de peligrosidad semejante, dijo el funcionario.

Hace siete meses se conocieron en el reclusorio, se enamoraron y con el respaldo de su familia y compañeras decidieron casarse, aprovechando la figura del matrimonio igualitario.

Martha Elisa es madre de un niño de cinco años y Angélica tiene cinco meses de embarazo. Las dos acordaron que un amigo de la segunda interviniera como padre biológico. "No queremos adoptar, más bien vamos a ser mamás de dos niños, el que ya tengo y el que viene en camino", dijo.

Compañeras del reclusorio, autoridades penitenciarias y familiares fueron testigos de la unión matrimonial que sancionó el oficial segundo del registro civil en Saltillo, Víctor Hugo Dávalos Cárdenas.

Con motivo de la boda, las tres empresas maquiladoras que funcionan dentro del reclusorio y dan empleo a las internas, suspendieron actividades.

La dirección del reclusorio preparó una fiesta modesta, en la que todas las internas estuvieron invitadas, hubo música y de comida se sirvió carne con papas y arroz.