Mató y quemó a su esposa e hijo

Un sujeto que se encontraba bajo los influjos de la acohol, cometió un crimen hacia su propia familia.

Ciudad Valles

Horrendo crimen se registró en una comunidad indígena del municipio huasteco de Axtla de Terrazas; embrutecido por el alcohol, un hombre mató a balazos a su esposa y a su hijo, después los roció con diésel y les prendió fuego.

Los hechos se registraron la madrugada del domingo en el Barrio Cuamitzal del poblado Chimalaco; en el 066 se recibió el reporte exactamente a las 01:55 horas.

Los agentes de la Policía Ministerial asignados a ese municipio ubicado en el corazón de la Huasteca encontraron una escena macabra; los cuerpos de una mujer y un joven se encontraban en el piso en el cuarto de la cocina semiquemados y los vecinos ya habían echado agua para evitar que las llamas los consumieran totalmente.

Eran Guadalupe Francisco Hernández de 55 años y su hijo Elodio Castro Francisco, de 28.

Al sitio llegaron peritos y un agente del Ministerio Público que levantaron evidencias y daban fe, mientras que agentes ministeriales empezaron la investigación.

Entrevistaron a uno de los hijos de la occisa, un menor de nombre Gustavo, quien dijo que ayer él y su hermano, ahora occiso, acudieron a una fiesta de quinceaños, y casi a las 12 de la noche, se dio cuenta que Elodio ya se había retirado de la fiesta, por lo que él hizo lo mismo.

Dijo que al llegar a su casa, vio a su madre y hermano tirados en la cocina, todavía quemándose, por lo que salió y gritó pidiendo ayuda, luego fue a casa de su tía Romana Francisco, para avisarle y regresar al lugar de la tragedia, donde ya algunas personas ayudaban a apagar el fuego.

El joven, entrevistado en presencia de su tía, dijo que de la única persona que sospecha haber sido capaz de matarlo, era su padre Francisco "N", con quien se encuentran distanciados por problemas del terreno donde actualmente habita la familia, aunque en el mismo lugar vive su progenitor, pero a una distancia de 30 metros de su casa.

Relató que su padre continuamente ingiere bebidas embriagantes, por lo que siempre discutían.

Con esta información, los agentes de la Policía Ministerial del Estado, en coordinación con la Policía Municipal y Estatal buscaron a Francisco "N", de 53 años de edad, y una vez que lo encontraron, lo cuestionaron por los hechos, informándoles que él también estuvo en la fiesta de 15 años un día anterior, bebiendo alcohol con sus vecinos. Que al ver que sus dos hijos también estaban en ese lugar, pensó en aprovechar que su esposa estaba sola y se retiró a buscarla.

"Cuando llegué ella estaba moliendo maíz y empezamos a pelear, pero forcejeamos y me pegó con un leño en la cabeza... me enojé mucho y no supe cómo saqué mi pistola y le disparé varias veces".

Dijo que por los gritos de su pareja llegó su hijo Elodio quien le reclamó a gritos, y sin darle oportunidad de nada, también descargó el arma en su cuerpo.

"Vi a los dos tirados en el piso con mucha sangre, me acordé que tenía diésel en mi cuarto, fui por él, se los eché y les prendí fuego", relató.

Cínicamente mencionó que luego se fue a dormir a su casa, y debido al estado de embriaguez en que se encontraba, dijo no recordar más detalles.

Luego de esto, sus manos fueron sujetadas con unas esposas y subido a una patrulla, para ser llevado ante el Ministerio Público. Se le aseguró una pistola tipo escuadra calibre 25.