CEDHJ abre queja por maltrato médico en Maternidad López Mateos

En otro caso, el organismo indaga la negativa de atención de varias instituciones a una mujer víctima de violencia intrafamiliar.
El ombudsman advirtió que durante el turno nocturno no se cuenta con personal especializado
Hospital Maternidad Esperanza López Mateos en Guadalajara (Milenio)

Guadalajara

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) abrió dos quejas de oficio al conocer casos que presumen violaciones a derechos fundamentales de las mujeres. Bajo el folio 9254/14/IV, indaga el presunto maltrato por parte del personal médico de la Maternidad López Mateos a una joven que fue trasladada de urgencia a este hospital con su bebé de seis meses de gestación sin vida, donde indujeron el parto.

La Dirección de Quejas, Orientación y Seguimiento de la CEDHJ informó que la joven relató ser víctima de diversos maltratos, pues el médico que la examinó al llegar la lastimaba y le exigía callarse por respeto a sus compañeras de habitación; mientras las enfermeras hacían comentarios negativos de sus quejidos y el anestesiólogo no le dirigió la palabra al revisarla.

“Posteriormente les anunció que estaba por parir pero ningún médico la auxilió. Terminó el proceso de parto por su cuenta, frente a pasantes de medicina y demás pacientes”, señaló la Comisión, a través de un comunicado de prensa.

Por otra parte, el organismo defensor indaga también la negativa de atención de varias instituciones a una mujer víctima de violencia intrafamiliar.

“Una madre de familia denuncia que ni la Policía de Tlaquepaque, ni la Fiscalía General del Estado, ni el Instituto Jalisciense de la Mujer le han dado la protección contra su esposo, a quien denunció por maltrato y agresiones”, apuntó el organismo.

El pasado 7 de junio la mujer dejó a su esposo y pidió una orden de restricción y vigilancia a la Policía de Tlaquepaque en el domicilio en el cual se refugia. El 25 de agosto, mientras esperaba el camión junto con su hijo, fue apuñalada en el rostro por él y forcejeó para quitarle el cuchillo para mostrarlo como evidencia ante el fiscal, pues hace siete años, tras un ataque similar, su denuncia no procedió porque no presentó el arma blanca a la entonces Procuraduría de Justicia.

Esta vez, el único apoyo que le ofrece la Fiscalía General del Estado es llevarla por dos meses a una casa de arraigo; a lo que ella se niega pues debe trabajar para pagar las terapias de su hijo. Por este caso, la CEDHJ abrió la queja 9253/14/I.