Material ligero reducirá trabajos y tiempo en reparación de carretera

Se construirá un terraplén consistente de polímeros ligeros, con el que los trabajos se reducirían al mínimo y también permitirían rehabilitar la zona más rápido

Tijuana

El subdelegado técnico de Caminos y Puentes Federales (Capufe), Ramiro Martínez, habló sobre los trabajos que se realizarán para reparar el área afectada de la carretera escénica Tijuana-Ensenada, la cual registró un derrumbe el 28 de diciembre pasado.

En entrevista por Milenio Radio, explicó que las acciones a seguir serán construir un terraplén, basado en material aligerado, es decir, consistente de polímeros ligeros, con el que los trabajos se reducirían al mínimo y también permitirían rehabilitar la zona más rápido.

Asimismo, reiteró que se respetará el trazo original, y se modificará el alineamiento vertical, con el propósito de rellenar menos. También se realizarán trabajos de drenaje tanto superficial como profundo, con canaletas para captar escurrimientos, ya que, refirió Martínez, la principal razón detrás de los deslaves en la carretera fueron los escurrimientos de agua, aunados a la actividad sísmica.

Los trabajos iniciarán en cuanto esté listo el proyecto ejecutivo; los recursos los aportará el Fondo Nacional de Infraestructura, detalló la delegada de Capufe en el estado, Rosa María Castañeda Guadiana.

Castañeda refirió que los estudios en la zona comprenden dos fases: una etapa preliminar arrojó la opción de restablecer el trazo en el kilómetro 93 –el afectado por el derrumbe- mientras que los próximos estudios servirán para reforzar la obra que se realice en el área.

Añadió que con un 80 por ciento de avance en el análisis, los resultados han apuntado a que la solución de "convivir" con las fallas geológicas es la correcta y consideró que no es probable que futuros estudios contradigan lo que ya se ha obtenido hasta el momento.

Refirió que en los trabajos se combinan la preocupación de las autoridades de la entidad de restablecer el trazo de la carretera por su relevancia comercial y económica, así como el interés de Capufe por proteger la seguridad de los usuarios.