Matamoros sin planta tratadora

Se licitó el proyecto ejecutivo para la construcción de una a finales de 2009 y la obra arrancó a principios del 2010, a la fecha la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento no la ha entregado.
En 2009 en Matamoros se licitó una planta que se aprobó en 2010 y no ha sido entregada al municipio.
En 2009 en Matamoros se licitó una planta que se aprobó en 2010 y no ha sido entregada al municipio. (Lilia Ovalle)

Matamoros, Coahuila

A pesar de que se licitó el proyecto ejecutivo para la construcción de la planta tratadora de aguas residuales a finales de 2009 y la obra arrancó a principios del 2010, a la fecha la Comisión Estatal de Aguas y Saneamiento (CEAS) no la ha entregado al municipio.

Rafael Hernández Salazar, gerente técnico de SIMAS Matamoros detalló, pese a que el ayuntamiento aportó para la construcción el 30 por ciento de los recursos en tanto que la federación cubrió el resto de la inversión, el gobierno estatal no ha entregado la obra.

Otros problemas que enfrenta el SIMAS Matamoros, son planes de austeridad contemplados por el gobierno del Estado. Desde este año dejará de pagar el consumo de agua potable que se realiza en las escuelas de nivel preescolar, primaria y secundarias técnicas.

Ubicada en el ejido Morelos, la planta se encuentra literalmente abandonada y vandalizada, producto de la donación de 30 hectáreas que productores sociales hicieron al gobierno municipal, del terreno se utilizó una sola hectárea donde se instalarían lagunas de oxidación.

"Lo que nos dan a conocer es que hay un pleito legal de la empresa constructora que se llama TCC, es de Torreón, con la CEAS que fue la que licitó la obra. Según CEAS la obra está liquidada al 100 por ciento con un costo aproximado a los 53 millones de pesos", dijo el gerente técnico.

En términos generales detalló que el proceso de construcción sí avanzó pero no se concluyó.

A 2.5 kilómetros de distancia de la cabecera municipal, la obra se abandonó lo que propició su saqueo. La responsable de acuerdo a las autoridades municipales es la constructora toda vez que la planta tratadora jamás les fue entregada.

"La Auditoría Superior de la Federación debería estarlos presionando porque es dinero ya gastado, allí se puso el 70 por ciento federal y el 30 por ciento municipal. El alcalde ha preguntado como mil veces y no hay respuesta concreta", dijo Rafael Hernández.

Otros problemas que se vislumbran como un posible fraude en Matamoros son la entrega de una planta antiarsénico que desde el año anterior debió haberse entregado.

Instalada a un costado de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, la planta "con regularidad" es remodelada en aspectos cosméticos como son el mantenimiento de la pintura.

Fue en octubre de 2014 cuando se autorizaron con recursos federales, la construcción de 8 plantas para la remoción de arsénico en el agua, en el entendido de que para el 31 de diciembre deberían estar concluidas y entregadas en los municipios de Torreón, Francisco I. Madero, Matamoros y San Pedro de las Colonias.

El plan, que forma parte de los compromisos de campaña que realizó Enrique Peña Nieto como candidato a la presidencia de la República, también abarcó el municipio duranguense de Gómez Palacio.

Sin embargo advierten las autoridades que ninguna planta se ha entregado sin que se explique el retraso de las obras a pesar de que el costo de cada planta es de 6.5 millones de pesos.

Ante la situación que guardan las obras en Matamoros, el alcalde Raúl Onofre Contreras exigió públicamente que la Comisión Nacional del Agua y la CEAS reclamen la entrega de la planta tratadora de aguas residuales.

"La tratadora tiene una demanda interpuesta por la CEAS en contra de la empresa que ganó el concurso y que es la responsable de terminarla al 100 por ciento. El municipio dio su aportación de 16 millones 200 mil pesos, la Conagua también dio su aportación. El estado fue el que licitó, contrató, y es el que tiene ahora la responsabilidad de entregarnos la planta funcionando", precisó el alcalde.

No obstante en fecha reciente se le informó al ayuntamiento que requiere hacer una nueva aportación para su conclusión. De acuerdo al edil se trata de un monto superior a los 15 millones, lo que en suma duplicaría la inversión municipal.

Por su parte Juan Carlos Ayup Guerrero, director general de la CEAS indicó en entrevista que tramitó una suspensión a la empresa al no continuar con los trabajos, pero que la constructora se inconformó legalmente.

Pese a que el ayuntamiento aportó para la construcción el 30 por ciento de los recursos en tanto que la federación cubrió el resto de la inversión, el gobierno estatal no ha entregado la obra.

"Ellos argumentan incumplimiento de pago y cosas de este tipo, jurídicas, pero yo, como no seguían con la obra sí le levanté una suspensión a la empresa porque no estaba haciendo los trabajos, acotó Ayup Guerrero, quien dijo existe una garantía de 5 millones de pesos, pero estableció que se debe resolver el conflicto.

Otros problemas que enfrenta el SIMAS Matamoros, de acuerdo al gerente general de la paramunicipal, Jesús Massu Sifuentes, son planes de austeridad contemplados por el gobierno del Estado.

Mediante oficio ya enteró a la gerencia de que a partir del año 2015 dejará de pagar el consumo de agua potable que se realiza en las escuelas de nivel preescolar, primaria y secundarias técnicas.

Así los padres de familia deberán absorber el cobro y serán entre 60 y 70 escuelas las que deberán hacerse cargo de la facturación mensual, como lo hacen los Colegios de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (Cecytec) o los Centros de Bachillerato Tecnológico, Industrial y de Servicios (Cbtis).