Mascotas inmersas en accidentes, ¿qué hacer con ellos?

También pueden sufrir estrés postraumático, alterando sus ciclos de alimentación y sueño.
Algunos animales huyen por miedo tras ser parte de un accidente.
Algunos animales huyen por miedo tras ser parte de un accidente. (Archivo)

Guadalajara

Nadie está exento a sufrir un accidente que podría dar un giro a nuestras vidas, un instante puede cambiar el presente de uno o todos los integrantes de una familia y en dichas situaciones no se excluye a las mascotas, que pueden estar presentes al momento de ocurrir el evento inesperado y trastocar sus actividades normales.

Por ejemplo, el pasado sábado 11 de junio la explosión de un tanque de gas en una vivienda en la colonia Tabachines, en Zapopan, provocó la muerte de dos integrantes de la familia, y además, su perro salió lastimado y escapó de la casa por el susto del accidente, por lo que duró algunos días desaparecido.

En otro caso, el 15 de mayo pasado se registró un accidente automovilístico en la carretera a Chapala y a causa del fuerte impacto, un perro sufrió varias fracturas y corrió rumbo a un cerro, donde desapareció tres días.

En ambos casos coincide que los canes huyeron del sitio del accidente; esto se debe a que por su naturaleza buscan un refugio en donde puedan sentirse seguros.

“Cuando hay estrés siempre hay una conducta que se llama conducta de lucha o huida (…) depende de los animales, hay algunos que pueden enfrentar la situación, pero hay otros que se congelan o huyen”, explicó la etóloga especialista, Bezzi Adriana Mendoza.

Al sufrir un accidente los animales también pasan por una situación parecida a la del humano, que se conoce como estrés postraumático, aunque aún no está clasificado dentro de la medicina veterinaria.

“En las cuestiones de comida y de sueño, sobre todo, hay algunos perritos que dejan de tener un patrón de sueño normal. (…) en los animales se va a reflejar al evitar las situaciones parecidas o los lugares en los que sucedió el accidente. Por ejemplo, si yo tengo mi mascota y de repente tuve un percance automovilístico junto con él, hay ocasiones en las que el perro evita ingresar a los autos si escucha un ruido semejante o incluso si escucha el sonido de un motor“, explicó la especialista.

Este tipo de estrés se presenta comunmente cuando se separa a la mascota de su dueño, lo que le genera ansiedad al animal; también pueden experimentarlo ante accidentes automovilísticos y robos a viviendas.

Ante tales situaciones se recomienda que el animal no sea forzado a estar en lugares parecidos a donde ocurrió el accidente, además deben ser atendidos por un veterinario especializado en la etología para determinar el grado del estrés y, en algunos casos, recetarle un fármaco al animal.

En las historias vividas recientemente en el Área Metropolitana de Guadalajara (AMG) los perros lograron huir,  lo que también implica que los canes siempre porten una placa de identificación para facilitar su localización.

En otras situaciones, las mascotas no pueden huir del lugar del accidente tras sufrir una lesión o quedar encerrados y no poder escapar. En estos casos, hay que seguir ciertas recomendaciones.

De manera inmediata debe ser atendido por un veterinario y no hacer curaciones o dar medicamentos para no empeorar la salud del animal. En caso de que no exista una lesión exterior, se recomienda la atención médica para descartar alguna afectación interna.

“Si el perro no se puede levantar hay que manipularlo, ya sea con una tabla o con una cobija que sirva de camilla para poderlo transportar al vehículo”, explicó la veterinaria y especialista en comportamiento animal, Myriam Lemus.

La atención inmediata es necesaria, para descartar lesiones internas.