Mariachis, desde la cuna hasta el 'cajón'

La sección 269 de mariachis "Miguel Lerdo de Tejada" se encuentra a un costado de un reconocido centro comercial y sin importar la ocasión, atienden clientes y reproducen sus gustos musicales.

Torreón, Coahuila

Desde el joven albañil o hasta el más veterano senador o diputado federal, todos, absolutamente todos los hombres se enamoran y muchos de ellos piden canciones a un grupo de mariachi para afianzar a su objeto de deseo.

Y no solo ellos pues el mercado se abrió y las mujeres también solicitan música para enamorar a sus parejas.

Más aún en la Comarca Lagunera donde la población, de acuerdo a quienes las tocan, es "mariachiera" y desde niños disfrutaron de la música que sus padres les inculcaron.

La tradición del mariachi en Torreón fincó presencia a partir de la década de 1960 y fue en el sector Alianza donde tomó arraigo, hasta que a partir de 2008 la inseguridad hizo estragos en la ciudad, lo que impulsó una permuta de plaza.

Algunos clientes con arraigo profundo en la tierra y en los cantos agrícolas piden canciones clásicas, pero las nuevas generaciones, insertas en el discurso del amor express y que le corean "a la negra que las afloja", obligan a los músicos a actualizarse y adaptar canciones que en este 14 de febrero podrían incrementar su trabajo hasta en un 60%. 

Sergio Gerardo López Briones, secretario general de la sección 269 de mariachis "Miguel Lerdo de Tejada", afiliados a la CTM desde 1972, indicó que la clientela para el sector es vasta y desde el obrero maquilador, el senador, el profesor o el diputado, todos han pedido una canción para su amada. E incluso las mujeres les cantan a sus mujeres.

"Pedimos cambio al bulevar Independencia por la inseguridad que había en el mercado Alianza. Se nos dio y fue favorable para nosotros con respecto a la calidad de la base y nuestros clientes nos agradecieron que nos saliéramos porque estaba muy feo".

Con cuatro años instalados a un costado de un conocido centro comercial, los resultados se resumen positivamente toda vez que los clientes pueden ir a contratarlos para una serenata, que consta de cinco canciones, por una hora y hasta por una canción.

El precio por el servicio oscila de acuerdo al número de músicos que conforman la agrupación. Si se trata de un mariachi de seis o siete integrantes, cada canción puede salir en 100 pesos en tanto que si se trata de nueve o diez músicos el valor se duplica.

"Depende también de que el cliente se ponga regatero, ahí el bajan un poquito pero por lo regular es el precio que cobramos nosotros, una pieza en 200 pesos y una hora, lo más barata está en 2 mil pesos".

López Briones destaca que la clientela es diversa y desde el ciudadano más humilde y hasta el más rico pide canciones para enamorar o para afianzar una unión.

"Nosotros le hemos trabajado a la gente muy poderosa, la más rica de la Comarca Lagunera, pero también en la casa más humilde, y no crea que nuestra clientela es la más rica, no, está dividida entre cincuenta y cincuenta, y tocamos desde en un sepelio, un bautizo, un embarazo, cumpleaños, una boda, todo tocamos y en cualquier ocasión".

En otros momentos los mariachis soportan los embates económicos cantándole a vírgenes y santos y también a personajes como la Santa Muerte, Pancho Villa y Jesús Malverde, en tanto que el 14 de febrero le cantan al amor pasional y el 10 de mayo al materno.

"El 13 y 14 de febrero nos hemos visto favorecidos porque en esta base tenemos mucha clientela que viene y trae a la novia para que escuche desde una canción, a veces no completan para una serenata y les decimos 'Pos tráigala', 'Ah, buena idea' y traen a su parejita".

-¿Cuáles son las canciones para la gente enamorada?

-La que no falla desde que yo tengo uso de razón es Hermoso Cariño, pero nosotros tenemos un repertorio muy amplio, entonces sugerimos algunas muy bonitas y las aceptan.

"Desde muy temprana edad nos piden y tenemos clientela de avanzada edad y nos acordamos que ese señor, que es ancianito y es abuelo, mi papá le llegó a tocar cuando andaba de novio".

Ahorita lo que está pegando mucho es la música de banda y la mayoría de los mariachis la tocamos porque es lo que nos están pidiendo las muchachas.

Con adaptaciones de danzones, pasos dobles, cumbias y hasta corridos, los mariachis se adaptan a las exigencias de su mercado, que invariablemente piensa en ellos al momento de realizar una fiesta.

"Nos piden canciones como "La negra que las afloja", en fiesta que vamos nos piden esa canción y no sé por qué. Me imagino que una banda la sacó de nuevo o la canta Julión y la están escuchando las nuevas generaciones", indicó el líder de los mariachis.

Sergio Gerardo López Briones indicó que gracias a la música han conocido parejas de novios que luego los llaman para amenizar la boda, tiempo después el varón regresa para pedir una serenata para su esposa embarazada.

"Han venido también parejas de mujeres para llevarle serenata a otra mujer o de parejas de hombres, tenemos de todo y en edad es muy extensa nuestra clientela", concluyó.