Marchan trabajadores disidentes del estado

Exigen cuentas claras y destitución de responsables del Ipejal y del Sistecozome.

Guadalajara

Esta tarde, las calles del centro de la ciudad fueron tomadas por unos 1,500 trabajadores que partieron del Agua Azul a la plaza de armas, y exigieron la remoción como presidente del consejo del Instituto de Pensiones, de Francisco Ayón López, y del director de Sistecozome, Javier Contreras.

Se trató de una marcha convocada por 32 sindicatos que forman parte de la Federación General del Estado y Municipios, que encabeza Cuauhtémoc Peña Cortés.

La marcha salió de Plaza Juárez, frente al Agua Azul, a las 5:10 pm y llegó a la plaza de Armas antes de las 6:00 pm; los manifestantes entregaron un pliego petitorio en la oficialía de partes de palacio de Gobierno, en el cual detallan su exigencia de transparencia en el manejo del fondo de pensiones de más de 100 mil trabajadores estatales, y que se sancione a los ex funcionarios que permitieron las inversiones, a su juicio irregulares, de este fondo en la Villa Panamericana y el proyecto turístico de Chalacatepec.

El dato satírico lo constituyeron tres ratas con garras y cola que desfilaron al frente de la marcha, quienes escenificaron el despojo del fondo pensionario, en un breve acto teatral a las puertas del edificio gubernamental.

Posteriormente, se realizó un mitin en la plaza de la Liberación, donde la diputada local perredista, Celia Fausto Lizaola, recibió otro pliego petitorio, en el que la que la federación pide al Poder Legislativo que se reforme la Ley del Ipejal, con la idea de que se pongan “candados” a las decisiones que toma el consejo y evitar que se repitan casos como las inversiones cuestionadas.

Según Peña Cortés, las tierras del complejo turístico de Chalacatepec “fueron arrebatadas a los ejidatarios con engaños, por lo que al no estar en regla, la inversión que realizó el Instituto de Pensiones del Estado (Ipejal) con dinero de los trabajadores por 89 millones de dólares al fideicomiso del proyecto, está en riesgo”.

Por eso se busca modificar la ley de pensiones para que cualquier inversión pase por el filtro del legislativo, proceso en el cual los trabajadores deben tener representación, voz y voto en estas decisiones.

Es decir, “que sea el Congreso el garante de todas las inversiones de alto riesgo, que el consejo de administración se democratice y los trabajadores tengamos por lo menos cuatro votos, cuatro integrantes”, afirmó en rueda de prensa unos días atrás.

En el caso de la Villa Panamericana, el capital del Ipejal es superior a 27 millones de dólares.

En cuanto a Sistecozome, señalan al director de ser el "enterrador" de la empresa a favor de intereses corporativos ligados a la mafia camionera.