Marchan por la paz en Tampico

Los ciudadanos caminaron por los carriles de la principal arteria de la ciudad, para después llegar a la sede del Congreso itinerante.
Lanzaron consignas a las autoridades estatales y federales para retornar la seguridad al sur de Tamaulipas.
Lanzaron consignas a las autoridades estatales y federales para retornar la seguridad al sur de Tamaulipas. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Cerca de mil 500 personas, todas vestidas de blanco, tomaron el carril principal de la Avenida Miguel Hidalgo de Tampico en protesta por los hechos de violencia que se han presentado en el sur de Tamaulipas durante los últimos días.

La marcha, que fue convocada a la población desde publicaciones en redes sociales como Facebook y Twitter, congregó a un abundante número de personas en el estacionamiento de un conocido centro comercial, a la altura del distribuidor vial del aeropuerto.

Familias enteras, niños con pancartas, personas de la tercera edad e incluso con discapacidad, iniciaron su recorrido desde las 10 de la mañana, con globos blancos en mano, circularon por los carriles centrales de sur a norte de la principal arteria de Tampico.

En su recorrido los ciudadanos lanzaban consignas a las autoridades, así como entonar el himno a Tamaulipas.

Los automovilistas que a en ese momento circulaban apoyaban al contingente de personas al hacer sonar los claxons de sus vehículos.

Durante la caminata por la paz más ciudadanos se unían al contingente mientras avanzaban, fue en la Glorieta de Miguel Hidalgo donde los manifestantes se detuvieron para seguir lanzando mensajes a las autoridades de gobierno y de seguridad para que regrese la tranquilidad al sur de Tamaulipas.

La marcha continuó su recorrido para dirigirse hacia el boulevard Perimetral, sitio donde se dividió el contingente y alrededor de 500 personas se adentraron a las instalaciones del Centro de Convenciones y Exposiciones de Tampico para continuar con la protesta, en esta ocasión durante la reunión de diputados locales por la sesión de Congreso itinerante en Tampico.

Encabezados por Eduardo Cantú los manifestantes encararon a 11 de los 36 legisladores, debido a que la sesión de la LXII Legislatura ya había llegado a su fin antes de que arribaran los ciudadanos a la sede y el resto de los legisladores ya había abandonado el recinto.Ataviados de blanco mostraron a los legisladores pancartas con leyendas como  “no más violencia” y “si no pueden renuncien”.

Los manifestantes hicieron el llamado a los diputados que en ese momento se encontraban en el Conexpo, en especial de los que representan los distritos sur y norte de Tampico Olga Sosa y Eduardo Hernández; el primero en aparecer fue el panista Francisco Elizondo.

“¡Somos esclavos en nuestra propia tierra!, ¿cómo llegamos hasta eso? Estamos encerrados en las ciudades”, gritaban los manifestantes.Elizondo declaró a la prensa que por instrucciones de Ramos Salinas se dio por concluida la sesión al no haberse presentado asuntos generales. 

“Queremos que nos escuchen, que no estamos de acuerdo con la delincuencia, que nuestros hijos no pueden jugar en la calle y no pueden ir a las escuelas, queremos tener el derecho a libertad, no pueden cerrar las escuelas por inseguridad.

México no se puede parar, tenemos que crecer y no lo vamos a hacer con miedo, ¿dónde están si nosotros somos los que les pagamos?”, externaron a gritos los inconformes.

Enseguida aparecieron Olga Sosa y Eduardo Hernández, así como el presidente de la Comisión de Seguridad Jorge Valdez del PRD, el coordinador del PAN Enrique Rivas y sus compañeros Javier Garza de Coss, Juan Patiño, Belén Rosales, Arcenio Ortega del PT, así como Patricio King del Verde Ecologista.

Siguieron las exigencias de una y otra boca, hasta que Cantú Elías, quien hizo el recorrido en silla de ruedas, se puso en pie y tomó el altavoz para solicitar un llamado a la federación para una estrategia de seguridad clara, así como la atención y recuperación del tejido social y económico a través de acciones contundentes que devuelvan la confianza y la paz.

Tomó el megáfono el diputado Eduardo Hernández para hablar con los manifestantes, “les agradecemos de corazón que se hayan tomando la molestia de venir hasta acá”, al tiempo que los reclamos continuaban.

Entró al quite el legislador Jorge Valdez, el perredista dijo que en la próxima sesión llamaría a la comparecencia del secretario de Seguridad Arturo Gutiérrez, pero los ciudadanos no cesaron de gritar “hoy, hoy, hoy, hoy”, hasta que lo obligaron a comprometerse.