Comunidad gay realizó caminata para exigir respeto

En Francisco I. Madero, Coahuila decenas de personas se unieron a 'Morados contra la Homofobia'.
 "Los exhortamos a tener respeto, por que nosotros los respetamos".
"Los exhortamos a tener respeto, por que nosotros los respetamos". (Martín Piña Reta)

Francisco I. Madero, Coahuila

Aunque de alguna forma la sociedad ya es mas tolerante con los integrantes de la comunidad LGBTTTI, aún persiste el rechazo a las diversas maneras de amar.

Gustavo Álvarez junto con integrantes de esta comunidad en el municipio de Francisco I. Madero, Coahuila, organizaron la marcha "Morados contra la homofobia" que logró congregar a decenas de personas.

Cabe señalar que partieron de la entrada del municipio, a los pies de la estatua del coahuilense iniciador de la Revolución Mexicana, Francisco I. Maderoy se congregaron en la Plaza Hidalgo donde la marcha terminó en una fiesta.

"Queremos combatir la homofobia. Aquí la gente nos dice groserías y decidimos que ya basta y que la comunidad de Madero debe despertar", dijo Gustavo, que además es el rey gay en este municipio.

Buscan el respeto que el estigma les ha negado. Las humillaciones y agresiones son la constante, sobre todo de las personas mayores.

"Cada día se avanza más sobre esto. Antes pasabas por una calle y era un chifladero".


"Los exhortamos a tener respeto, por que nosotros los respetamos".

Cantaron y bailaron frente a un nutrido grupo de maderenses. Luis Chavarría, mejor conocido como Huicha Danae, señaló que hace mucha falta la conciencia en Madero aunque si han mejorado las cosas.

"Ya es menos pero teníamos que empezar por algo, nuestro desfile fue muy gustado y recibimos muchos aplausos. Fue muy emotivo, y nos llena de gozo darnos cuenta de que poco a poco va cambiando esto", comentó.

Con cabello rojo, vestido azul y una sonrisa enorme, alguien le preguntó si iba a cantar esa de "Libre soy", por que pensaban que iba vestida de Elsa la de Frozen. Pero no, era Daniela Romo.

"No se han dado casos tan graves de violencia, solo las ofensas. En golpes no. De diez personas, creemos que hay ocho que ya nos respetan".

Confiesa que para ella era un temor caminar sola por la calle, pues se "tullía" con las miradas hostiles, el comentario de ahí va el joto, el puñal, el maricón, la machorra.

"Ya son pocos y ahora nos saludan y nosotros siempre tenemos la sonrisa para agradar a todos".

Agradeció a la presidencia municipal que les brindó apoyo de forma incondicional y hasta los Bomberos los acompañaron, al igual que Protección Civil, Seguridad Pública y Tránsito.