En silencio marchan por Ayotzinapa en Durango

Un grupo de 70 personas con veladoras llegaron a la Plaza IV y montaron una manta que decía: “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla".

Durango

En silencio y con una veladora en la mano, cerca de 50 a 70 personas marcharon por la calle 20 de Noviembre hacia la Plaza IV Centenario en la ciudad de Durango, de nueva cuenta por el caso Ayotzinapa, una causa que ha conmocionado al país y al mundo.

Una marcha que inició en cuanto se ocultó el sol y llegó alrededor de las 20:00 horas a la plancha de la plaza. Estuvo formada en su  mayoría por personas adultas (mujeres y hombres), pero también los jóvenes se hacían notar en esta marcha que despertó el interés de quienes pasaban por el silencio total que realizaron.

Los duranguenses continúan manifestándose y exigiendo justicia para los estudiantes de Guerrero, pero también para las familias que aún sufren de su desaparición.

Al llegar a los portales de lo que en su momento albergó el Palacio de Gobierno de Durango, hoy museo “Francisco Villa”, los marchistas, depositaron una a una las veladoras encendidas formando el número cuarenta y tres.

Colocaron además una manta con la leyenda “Quisieron enterrarnos, pero no sabían que éramos semilla. Todos Somos Ayotzinapa”.

Durante dos horas permanecieron en silencio rodeando las veladoras encendidas, protesta a la que fueron sumándose personas, pero todas en completo silencio.

No se sabe quién o quienes organizaron, si se trata de familiares, estudiantes, organización social, pues ninguno de los participantes portaba pancarta alguna, tan sólo la manta que se colocó.

De esta manera los duranguenses continúan manifestándose y exigiendo justicia para los estudiantes de Guerrero, pero también para las familias que aún sufren de su desaparición.