Color, glamour, orgullo y cero prejuicios en Marcha LGBT

Más de 2 mil personas participaron por séptimo año. Salieron de la emblemática Morelos y entre las peticiones exigieron que ya no tipifiquen los homicidios como pasionales sino como transfobia.
Cada año se realiza una marcha gay en la entidad, con la que se busca reivindicar los derechos de las personas con diversas preferencias sexuales.
Menos discriminación. (Jorge López)

Torreón,Coahuila

Por séptimo año consecutivo, la comunidad gay lagunera participó en la Marcha del Orgullo LGBT, Lesbiana, Gay, Bisexual y Transgénero, con su tradicional desfile lleno de alegría y color.

Sin embargo, también hicieron patentes las necesidades y solicitudes para que la discriminación que aún viven por parte de la sociedad, siga viéndose cada vez más y más como algo del pasado.

Se cerró la calle Galeana a la altura de la emblemática Morelos en pleno centro de Torreón, para desde ahí dar inicio con la fiesta, amenizada por un DJ.

Raymundo Valadez Andrade, incansable activista de estas causas y presidente del Comité Organizador de la Marcha, señaló que son ya siete años conmemorando el inicio del movimiento gay  al menos en La Laguna.

Se exigió a las autoridades de justicia, que los crímenes contra personas LGBT, no sean tipificados como pasionales, sino como transfobia.

Así mismo, la conmemoración del fin de un reglamento contemplado en la Ley de Salud local, que promovía la homofobia, cosa que indicó, no se podía permitir.

Para este año, se espera que hayan sido más de dos mil personas desfilando. Pero también, muchísimas más personas en la calle, no de la comunidad LGBT, pero sí solidarios, lo que puede simbolizar que la homofobia vaya para atrás.

"El principal objetivo de esto, es la fiesta, y aprovechamos para que también sea un contexto político y exigir a nuestros gobiernos lo que nos falta para la igualdad social".

Desde Madero, San Pedro, Matamoros, Lerdo, Gómez, Mapimí, Tlahualilo y demás municipios, así como ciudades cercanas como Monterrey, acudieron personas para participar en la marcha.

En lugar de reina, esta ocasión se nombró un rey, Alex. El mariscal, Andrés, venía de Monterrey. Jolette, una joven transgénero, dio un emotivo mensaje.

Ella solicitó a las autoridades y a la sociedad que la terrible discriminación acabe, por que finalmente esto termina alejándolos de trabajos dignos para vivir y en muchas ocasiones terminan ejerciendo el llamado "oficio más antiguo del mundo".

Así mismo, exigió a las autoridades de justicia, que los crímenes contra personas LGBT, no sean tipificados como pasionales, sino como transfobia.

También se instó a los asistentes a realizarse pruebas rápidas de VIH en un camión que estaba estacionado en Galeana y Juárez, proveídas por la Secretaría de Salud.

Luego, tomaron las calles. Delante, jóvenes llevaban una lona que decía "Nadie es libre hasta que todos seamos libres". Ondeaban también una bandera gigante cargada entre varios y varias orgullosos que caminaban en plenitud por esta ciudad que siempre se ha jactado de ser vanguardista.

A su paso por las calles, con música y por supuesto, todo el glamour del mundo en carros alegóricos o a pie, los participantes recibieron aplausos de quienes presenciaron su paso.

Al término de la marcha, los integrantes de la comunidad LGBT se citaron en tres diferentes antros torreonenses, oficiales, donde la fiesta siguió fuera de las calles.