Riña en TSM es reflejo de una sociedad violenta

Tras la pelea que tuvo lugar en el estadio, Juan Gómez Junco dijo que el Territorio Santos Modelo no tiene palabra y ante tal descontrol es mejor comprar ataúdes para un siguiente partido.
El teniente Adelaido Flores manifestó que lo ocurrido ese día fue el efecto de una sociedad violenta.
El teniente Adelaido Flores manifestó que lo ocurrido ese día fue el efecto de una sociedad violenta. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Marcela Moreno,  conductora del programa Cambios que se transmite todos los sábados por Multimedios Laguna, abordó el tema junto con los especialistas deportivos Juan Gómez Junco, José Juan Vázquez, además del titular de Tribunal de Justicia de Torreón, Jesús Jasso Frayre y el titular de la Dirección de Seguridad Pública, Adelaido Flores.

En la mesa de análisis televisivo se tocó el tema de la trifulca que se armó al final del juego Santos-Tigres, ocurrido el 23 de abril en el estadio Territorio Santos Modelo, donde aficionados pertenecientes a las porras de ambos, equipos perdieron el control y empezaron una batalla campal que terminaría al exterior del estadio, dejando un saldo de 22 detenidos.

“La afición santista son adolescentes, nadie quiere responsabilizarse de nada, se culpa a todo el mundo de las acciones que se suscitaron al interior del estadio. Las autoridades, medios, todos se comportan como adolescentes, resulta que nadie tiene la culpa”.


Juan Gómez Junco, dijo que lo que pasó en el TSM no tiene palabras, ante tanto descontrol de seguridad, lo siguiente que se tendría que hacer por parte de la ciudad de Torreón es comprar los ataúdes para un siguiente partido, si no se pone un remedio a esta situación.

Por su parte José Juan Vázquez, aseguró que gran responsabilidad del encono y la rivalidad que se ha generado entre ambos equipos ha sido por parte de los medios de comunicación, además hay una clara falta de seguridad en el estadio y afuera de él.

El desborde de violencia que se vive en la sociedad se mostró ante las cámaras de televisión.

El teniente Adelaido Flores manifestó que lo ocurrido ese día fue el efecto de una sociedad violenta, los hijos contestándole a los padres, los ánimos calientes ante un resultado desfavorable. El funcionario fue enfático al destacar que se sigue al pie de la letra el Manual General de Seguridad “Estadio Seguro”, aprobado por la Liga MX y por la FIFA.

El jefe de la policía dijo que sí se tiene conocimiento del número de integrantes de las barras, además mantienen coordinación con las porras, se custodia la entrada y salida. Los agentes policiacos son los necesarios para resguardar el TSM.

Por su parte Jesús Jasso Frayre, narró que él acudió al juego y estaba muy cerca de la barra del Tigres, donde se vivieron momentos de desesperación con familias enteras que estaba dentro del estadio, ante la violencia desbordada que inició desde el primer minuto del partido, que alcanzó su punto más alto con las bebidas alcohólicas que se consumen en el estadio.

“La responsabilidad jurídica es ineludible por parte de los implicados, el Club debe garantizar seguridad, además de que sí hay daños o pasa algo, deben hacerse responsables”.


Adelaido Flores aseguró que el Club Santos siempre se ha hecho responsable de lo que ocurre al interior del estadio, dijo que en 6 años que ha estado presente en todos los partidos, la directiva siempre se ha responsabilizado de accidentes menores ocurridos al interior.

“Fueron 12 camiones de la porra del Tigres, es decir un aproximado de 500 personas, sin embargo arribaron más aficionados identificados con la playera del Tigres a la misma zona del estadio, descontrolando los planes previos”.

El director de Seguridad Pública aseguró que hay varias reuniones entre la autoridad y el Club para evitar a futuro que suceda este tipo de situaciones. El titular de Tribunales de Justicia Municipal dijo que las actuaciones legales se están haciendo, los detenidos están siendo procesados. Las instrucciones del alcalde es analizar esa situación y prevenirla en juegos futuros, el mensaje es que se está actuando conforme a la ley.