Mañana comienza extracción de combustible de Los Llanitos

Hay preocupación por la tardanza en el operativo, doce días después del encallamiento, pero expertos confían se eviten derrames hacia el sitio Ramsar Laguna de Navidad.
La embarcación es propiedad de la minera trasnacional Ternium, copropietaria de Peña Colorada.
La embarcación es propiedad de la minera trasnacional Ternium, copropietaria de Peña Colorada. (Cortesía )

Barra de Navidad

Mañana debe comenzar a resolverse el grave riesgo ambiental que genera el encallamiento del buque granelero Los Llanitos, estacionado en los acantilados de Punta Graham, a la puerta de la Bahía de Navidad, con la posibilidad de partirse literalmente en dos, tras los daños que le ocasionó el huracán Patricia: sus 425 mil litros de combustible tienen un potencial contaminante devastador para el sitio Ramsar Laguna de Navidad.

“La gente responsable de los trabajos ya platicó con nosotros y hemos puesto información en común sobre el sitio y la complejidad de la extracción bajo la consideración de las corrientes dominantes; hemos quedado en claro que si hubiera fugas, irían seguramente hacia el sitio Ramsar, y que nos preocupa especialmente el combustible pesado que trae el barco; no es claro el volumen a extraer, ellos manejan 225 mil litros, pero la autoridad ha informado de 200 mil más, lo cierto es que es necesario poner en ejecución esto porque cada día que pasa el riesgo puede ser mayor de que el barco colapse”, dijo el director del Departamento de Zonas Costeras de la UdeG, Francisco de Asís Silva Bátiz.

Añadió que los técnicos responsables, coordinados por una organización no gubernamental con sede en Londres, Inglaterra, con amplia experiencia en este tipo de trabajos, señalaron que hoy afinarían los detalles técnicos para comenzar la mañana del miércoles 4 de noviembre, doce días después del encallamiento.

La Secretaría de Marina (Semar) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), instancias públicas que deben responder ante un riesgo de contaminación, señalaron el pasado 29 de octubre que “hasta el momento no se ha presentado derrame de hidrocarburos, sin embargo está latente esa posibilidad debido a la cantidad de combustible existente en los tanques del buque y el peligro de que éste se quebrante por completo debido a los daños producidos por la encalladura, por lo que se requiere extraer el combustible de los tanques”.

Por lo anterior “se puso en marcha el Plan Nacional de Contingencias para Combatir y Controlar Derrames de Hidrocarburos y otras Sustancias Nocivas en la Mar, en el que establece la responsabilidad de integrar una organización de respuesta ante casos contaminantes con el fin de reducir al máximo los daños al ecosistema marino”. Un día después, la información fue confirmada por el procurador Guillermo Haro Belchez, quien destacó que hay vigilancia permanente para actuar a la brevedad en caso de algún derrame. Esa misma jornada llegaron lluvias extraordinarias a la zona, aún más copiosas que las que acarreó Patricia, pero no se percibieron mayores daños en la embarcación, propiedad de una naviera que trabaja para la empresa minera transnacional Ternium, copropietaria de Peña Colorada, en la sierra de Manantlán, la principal extracción ferrosa del país.

La Bahía de Navidad lucía ayer tranquila, con un oleaje moderado y media actividad turística, pues su playa fue afectada por el huracán y las lluvias posteriores en un grado muy inferior al generado por Jova en 2011. El buque encallado no se puede apreciar desde la zona hotelera del lugar, donde comercios, restaurantes y hoteles registran daños y algunos permanecen cerrados.

 Riesgo en sierra de Talpa

Cuatro docentes que regresaban de sus labores de las escuelas de la comunidad de la Concepción del Bramador, enclavada en la montaña de Talpa, estuvieron a punto de perder la vida al cruzar el arroyo Los Camachos, cuyas, corrientes habían aumentado considerablemente por las recientes lluvias torrenciales que azotaron en la zona, denunció Salvador Mateo Martínez, activista del Movimiento Antorchista en ese municipio.

Martha Ramos Sandoval, de la escuela María Montesori; Luis Nataniel Ramírez Velasco, Miguel Ángel Medina César y Cristian Javier Gómez López, de la telesecundaria Niños Héroes, lograron escapar del vehículo en que se transportaban, el cual quedó atrapado por la fuerza de las aguas. La denuncia antorchista es que no se da el mismo trato a los marginados rurales que a los afectados urbanos con los desastres.