Realizan funeral de niña asesinada por su madre

Vecinos están indignados pero sobre todo sorprendidos por la terrible noticia. Su familia pide comprensión de la gente, pues dicen no saben lo que pudo ocurrirle a Susana o cómo llegó a sentirse.

Gómez Palacio, Durango

Los familiares de Susana Jiménez, madre de la pequeña Sofía Enriqueta, solicitaron a las autoridades el cuerpo de la menor para realizarle su funeral y posterior sepultura.

Después de llevar a cabo los trámites correspondientes, fue la misma noche del lunes que les entregaron el cuerpo de la niña.

"Sólo nos queda pedir una oración para ella, porque sabemos que está mal, que ahorita no puede entender lo que hizo", comentó Ángeles Palmira Jiménez, prima de Susana.

Fue así como Sofía de un año 4 meses de edad, llegó al que fuera su domicilio en el Andador Orquídeas de la colonia Chapala del Municipio de Gómez Palacio.

La colocaron en un pequeño féretro blanco y a las once de la noche del mismo lunes inició su velación. Vecinos del sector se presentaron a dar su pésame a la familia.

María Esther Ceniceros, quien es vecina de Susana y la conoce desde hace poco más de 20 años, no puede creer lo sucedido. Asegura que tanto ella como todos los vecinos están indignados, pero sobre todo sorprendidos por la terrible noticia.

"Ella traía siempre muy guapas a sus niñas, muy limpias, no se veía que fuera mala madre, al contrario, mucho menos que las maltratara. Se veía en sus hijas, sí tenía problemas, pero no parecía que estuviera mal", expresó.

El velorio de Sofía Enriqueta fue retomado por sus familiares poco después de las nueve de la mañana de este martes 5 de enero.

Ellos piden la comprensión de la gente, pues dicen no saben lo que pudo ocurrirle a Susana o cómo llegó a sentirse. Reconocen que Susana no puede asimilar lo que hizo y piden una oración por ella.

"Es muy complicado, muy duro para la familia. No comprendemos qué fue lo que pasó. La niña estaba muy gordita, bien, siempre la traía cargada, no entendemos. Sólo nos queda pedir una oración para ella, porque sabemos que está mal, que ahorita no puede entender lo que hizo", comentó Ángeles Palmira Jiménez, prima de Susana.

Vecinos, familiares y amigos se dieron cita a la casa donde velaron a la menor, para llorar por Sofía, constatar lo que muchos aún no pueden creer o asimilar y sobre todo para decirle adiós.