Mala planeación tiene en el rezago a Ciudad Mante

Hace 12 años se gestó el plan de desarrollo económico y urbano más ambicioso del municipio y aunque se ha avanzado en algunas cosas, en lo general, se cosechan más fracasos que triunfos 
Calles destrozadas, la informalidad y proyectos que se van quedando en el camino, los problemas.
Calles destrozadas, la informalidad y proyectos que se van quedando en el camino, los problemas. (Redacción)

Ciudad Mante

En el año de 1999, se gestó en El Mante un plan destinado a ser la base del desarrollo económico del municipio, que contemplaba también, el crecimiento en otros rubros.


Lo llamaron visión Mante 20-25 y definía precisamente que entre los años 2000 y 2025, la ciudad tenía que ser otra, con más infraestructura educativa, en salud, pero sobre todo con una generación de riqueza que dejara de depender del valor de la producción cañera y del envío de remeses de mantenses en Estados Unidos.


A la mitad del camino y a pesar de que en algunos puntos que establecían hay avances, empresarios y gobiernos han visto cómo se cosechan más fracasos que éxitos.


Así lo plantea el empresario arrocero Luis Bueno Torio, que fue parte de los 500 mantenses de la sociedad civil, que se unieron para costear el plan y entregarse al gobierno municipal de aquellos años, para que fuera parte fundamental en su Plan Municipal de Sesarrollo, lo cual nunca sucedió.


Trece años después, afirma que muchos de los vicios que mediante el estudio se detectaron como un freno al avance del Mante como ciudad, siguen estando arraigados y a la mitad del que fue marcado como el camino hacia el progreso, no hay avances que supongan éxito.
“Uno de los factores más fuertes es que para algunos gobiernos estatales, El Mante como que no existe o no es prioridad, pertenecemos a un grupo que está por debajo de los municipios que son los que se llevan toda la atención, otro es la falta de atracción de empresas y una tercera es dejar ir lo que ya teníamos”.


Cita como ejemplo, el hecho de que en El Mante, durante los últimos 10 años se han dejado de generar más de 20 mil empleos, pues de los 2 mil anuales que se requiere aterrizar, la cifra no va más allá de 200 fuentes generadas al año y peor aún, que cuando se está avanzando, vienen retrocesos fuertes.


“No nos hemos sabido diversificar, en el tema agropecuario seguimos apostándole a lo mismo y ahora nos damos cuenta que la caña ya no puede sostener a todo un pueblo, pero además, los gobiernos se tardaron años en reconocer que nuestra vocación es agroindustrial y que por ahí debe venir el fortalecimiento ”, dijo.


Asegura que el desinterés en El Mante ha sido notorio porque además de los empleos que se han dejado de generar, en El Mante en la última década cerraron sus puertas total o parcialmente, una empresa embotelladora de refrescos y al menos 4 maquiladoras , despidiendo a una gran cantidad de gente que tenía buenos salarios


“Podemos decir que mínimo, hay cerca de 5 mil trabajadores que fueron capacitados para la industria maquiladora pero actualmente trabajan en la informalidad, no trabajan o se vieron forzados a emigrar por falta de oportunidades lo que incluso, ha causado que la población decrezca y haya proyecciones que marcan que en 2020 habrá una población menor a la registrada por el Inegi en 2010”, asegura.


Dice que la mayoría de las últimas cuatro administraciones locales y estatales, ha hecho poco o nada por resolver la falta de empleos y atraer industrias, existiendo incluso una descoordinación con los sectores económicos y activos.


Afirma también que poco se ha hecho por arreglar el “desorden que tenemos de ciudad” con calles destrozadas, la informalidad que se ha disparado sin control y los gobiernos locales que le han apostado más a proyectos que aunque también son necesarios, deberían ser solo el refuerzo del avance económico y no un sustituto de este.


“El plan 2025 fue una demostración de que los empresarios no estamos esperando a que venga el gobierno y nos dé todo, pero no quedó ahí, año con año, una parte de la iniciativa privada hemos venido proponiendo planes nuevos pero no hay nada concreto, parece ser que El Mante es una ciudad destinada a desparecer”, expresa.


El ejemplo del nulo avance económico según comenta, es el propio parque industrial que cuenta con 12 hectáreas urbanizadas, pero solo con tres naves industriales y solo una, está trabajando.


Apunta además, que las posibilidades de atraer alguna empresa son reales, que el gobierno estatal puede, pero si el alcalde en turno no insiste en atraer inversiones, estas jamás van a llegar.


“Tendría el alcalde que estar ‘pegado’ al gobernador, repetirle cada semana que El Mante está en una grave crisis y si no insistimos nadie nos va a apoyar, por eso El Mante es una de las peores ciudades en lo que hace a ingresos per cápita de sus trabajadores, los números de empleos formales ante el IMSS no ha crecido en los últimos diez años”, comenta.


Bueno Torio, reconoce que de los planteamientos hechos en el visión Mante 2025, se ha crecido en rubros como salud y educación, pues se alcanzó en la última década, más infraestructura con la instalación de dos hospitales y un instituto tecnológico, pero en lo económico todo va de mal en peor al igual que la infraestrutura urbana carretera para integrar al Mante al desarrollo.


“Si se hubiera tomado este plan como punto de partida, en lugar de estar en el año número 13 de fracasos, estaríamos al menos en quinto o sexto año del progreso”, agrega.


Dijo que actualmente, confían en el alcalde Pablo González León para que impulse las propuestas de la Iniciativa Privada en el tema del desarrollo económico, pues conoce de las carencias y a la vez de los esfuerzos, pues fue parte del grupo de 500 ciudadanos que en su momento, le entró a la planeación.


“Lo que sí te puedo decir es que si no se hace algo para enderezar el camino, llegaremos al 2025 haciendo un resumen de los fracasos y lamentándonos por no haber trabajado a tiempo, sumidos en la crisis”, concluyó.