Con taller ocupacional redescubren su vida

En el centro social Antonio Caso, los maestros pensionados encuentran espacio pare realizar actividades que los mantengan activos, informó la coordinadora, Elena Patricia Rodríguez Arriaga.
Elena Patricia Rodríguez Arriaga, Coordinadora de Talleres de la Delegación IV-I de maestros jubilados.
Elena Patricia Rodríguez Arriaga, Coordinadora de Talleres de la Delegación IV-I de maestros jubilados. (Haide Ambriz Padilla)

Torreón, Coahuila

Elena Patricia Rodríguez Arriaga, Coordinadora de Talleres de la Delegación IV-I de maestros jubilados y pensionados, informó que se tienen varios talleres que se realizan en el centro social Antonio Caso.

Destaca la "jubilantina" que está conformada por 36 profesores que tienen el gusto por la guitarra y el canto, dirigidos por el maestro Raúl Niño Luna, ensayan lunes, martes y miércoles de 4 a 6 de la tarde.

Además se cuenta con dos talleres de pintura al óleo, uno en la mañana y otro en la tarde, acuden maestras jubiladas y activas.

El horario por las mañanas es de 10 de la mañana a una de la tarde, de lunes a jueves, mientras que en las tardes son los martes y jueves de 4 a 6 de la tarde.

"La jubilación no es sinónimo de muerte, es un vivir con júbilo nuestra edad en plenitud, ya que se cuenta con tiempo y dinero para dedicarse a realizar lo que en época de trabajo no se pudo".

En este centro también se imparte el taller de pintura textil, dirigido por la maestra Trini con una frecuencia de martes y viernes de 10 a 1 de la tarde. A parte de la jubilantina, se cuenta con una rondalla que es atendida por el profesor Silos los martes y jueves de 4 a 6 de la tarde.

Existe un taller de danza folclórica que se imparte lunes, miércoles y viernes de 4 a 6 de la tarde, los integrantes han participado a nivel nacional, obteniendo el tercer y cuarto lugar a nivel pre nacional.

Se compitió con varios Estados entre ellos Tamaulipas, Nuevo León, Durango, San Luis Potosí, incluso con jóvenes bailarines. Está integrado por 30 maestros jubilados y activos, es Javier Ramírez quien se encarga de poner coreografías y pasos de baile.

Agregó que también cuentan con talleres de tae kwon do, yoga, cachibol, softbol, por la mañana y la tarde, se persigue con estos que los jubilados se mantengan activos practicando algún ejercicio.

De igual forma están los talleres creativos como son bisutería, tejido donde aparte de crear productos con las manos y según la creatividad de cada uno, las maestras que participan en ambos talleres obtienen un oficio del cual pueden allegarse recursos económicos.

"La jubilación no es sinónimo de muerte, es un vivir con júbilo nuestra edad en plenitud, ya que al jubilarse se cuenta con tiempo y dinero para dedicarse a realizar lo que en época de trabajo no se pudo, por falta de tiempo, en este centro los jubilados redescubren su vida", concluyó.