Dispuesta a realizarse pruebas para recuperar a su hija

Gabriela Reyes Arteaga de 21 años, madre de la bebé que dejó sola en la casa donde residía, aseguró que huyó porque su pareja sentimental la golpeaba y la tenía retenida contra su voluntad.

Torreón, Coahuila

Gabriela Reyes Arteaga tiene 21 años y es la madre de dos hijos uno de ellos de tres años y la menor de tres meses de edad, quien no cuenta con identidad legal pero dijo que la llaman Danitza Yamilet.

A la menor la dejaron sola sus padres en la vivienda donde residían, ello tras una discusión, por lo que la autoridad tras hacer el hallazgo envía a la menor a la Procuraduría de los Niños y Niñas y la Familia (Pronnif).

La madre decidió escapar dijo lo hizo sin la menor porque que vió que el padre se la llevó y los propietarios del cuarto no le permitían salir debido a que le exigían el pago de los daños que se realizaron durante la pelea.

Ella narró que su pareja sentimental se droga e ingiere alcohol y la golpeaba por lo que en el momento que pudo decide escapar, pues estaba retenida en contra de su voluntad en probable contubernio con la persona que le rentaba la vivienda.

Aseguró que vivía en pésimas condiciones pues su pareja trabajaba barriendo las calles o haciendo trabajos de albañilería y con lo que obtenía les compraba comida, se dice dispuesta a someterse a pruebas toxicológicas para que la autoridad se dé cuenta que ella no consume bebidas embriagantes ni droga y le regresen a la menor quien aseguró cuidará a pesar de que no cuenta con un trabajo para obtener alguna remuneración económica.

El pasado domingo alrededor de las 17:00 horas una pareja que vivía en una habitación rentada en Avenida Presidente Carranza 2311 bis, sostuvo una fuerte discusión que fue escuchada por los vecinos.

El hombre salió del domicilio con la menor y Reyes Arteaga salió detrás de él para evitar que se la llevara, sin embargo no lo alcanzó, iba cubierta con una toalla o sábana.

En ese momento decidió que era tiempo de escapar, por lo que salta de la barda, lo hace sin la menor dice la madre, porque ella vio que el padre se la llevó y los propietarios del cuarto no le permitían salir debido a que le exigían el pago de los daños que se realizaron durante la pelea que fue la ruptura de vidrios, ella sabría que posteriormente el padre regresó a abandonar a la niña pero ella pensaba que la llevaría como otras veces con la hermana.

"El siempre me tenía encerrada, a pesar de que yo le pedía que me dejara ir, incluso dijo que estaba la encargada en contubernio por que le di la dirección de mis papás para que fueran a buscarme y nunca los localizó ella sabía que estaba yo ahí en contra de mi voluntad. Ese día el me quitó la ropa para que no me fuera además comenzó a golpearme.

Platica que primero agarró a la niña y fue tras él, luego la dejo ahí y fue a golpearla, indicó que un albañil que estaba en el terreno de atrás fue el motivo por el que ya no la golpeó.

“Pero no regresé por la niña por que en otras ocasiones que esto ocurría la llevaba a casa de su hermana, en donde la vez más reciente, la dejó una semana sin que yo supiera de ella", señaló.

"Yo no la abandoné, no la dejé, es mi hija y estoy dispuesta a comprobar que no tomo ni me drogo y el niño estaba con mi mamá cuando me raptó".

Aseguró que la vecina le prestó un pantalón, zapatos y otra camisa, le dieron para el taxi para dirigirse a su casa a la que llegó hasta la noche, alrededor de las diez. Ella cuenta que se la pasó dando vueltas en la calle y luego decide ir a la casa de sus padres, ahí llegó y su hermana le comunicó que la policía llegó para que identificaran a la menor como su hija y no por lo que ella creía que era el cobro de los vidrios.

Señaló que no cuenta con los documentos que lo amparen, sin embargo interpuso en uno de los eventos agresivos una denuncia ante la PGJE sin embargo no hicieron nada así como tampoco en las oficinas "De la Mujer" a donde fue dos veces, la ubicada en el bulevar Francisco Sarabia.

Indicó que tenían tres semanas sin bañarse puesto que su pareja no le permitía ni salir del cuarto, el mismo tiempo en que no le permitía ni asomarse al exterior y su familia la buscaba porque no pensaba que se hubiera ido con su pareja puesto que estaba decidida a no regresar con él.

Finalmente comentó que está dispuesta a trabajar y mantener a sus dos hijos, sin embargo siente miedo de su pareja, padre de su hija quien asegura la encierra y no le permite tener comunicación con nadie más.

"Yo no la abandoné, no la dejé, es mi hija y estoy dispuesta a comprobar que no tomo ni me drogo y el niño estaba con mi mamá cuando me raptó", expresó.